Lunes, 17 Octubre, 2011 - 08:44

Dura crítica del diario español
"La necrofilia en la campaña y el faraón Kirchner" publica ABC

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Una publicación del medio español titula “El faraón Kirchner hace campaña desde la tumba a favor de su viuda. La necrofilia se ha instalado en la campaña electoral argentina. El mejor gancho para ganar votos resulta ser el difunto que gobernó de 2003 a 2007”. En el cuerpo de la nota critican duramente “la utilización” de la figura de Kirchner a quien califican como “autoritario patológico”.

Primeramente vale destacar que según el Diccionario de la Real Academia Española, necrofilia es: “Atracción por la muerte o por alguno de sus aspectos”. O “Perversión sexual de quien trata de obtener el placer erótico con cadáveres”. Por lo que la utilización de este sustantivo en la nota resulta controversial.



El diario publica:



La imagen, de izquierda a derecha, sigue el orden establecido: el gobernador Daniel Peralta, Néstor Kirchner y la presidenta Cristina Fernández. La leyenda es sencilla: «Juntos por Santa Cruz». El cartel, uno de los muchos que se cruzan en las carreteras de esta provincia, forma parte de la peculiar campaña electoral argentina. Un turista poco informado, al verlo, pensaría, inevitablemente, que todos los retratados están vivos. No es así. El mejor gancho para ganar votos en estas elecciones, paradójicamente, resulta ser el difunto que gobernó entre mayo de 2003 y diciembre de 2007.



El muerto promete ganar batallas desde la tumba. La necrofilia se ha instalado como parte del discurso electoral argentino. La viuda y presidenta parece no cansarse de citar o recordar al marido que ya no está. Una corriente de aire durante un discurso le sirve como excusa para advertir en público que «Él» había entrado por la puerta para estar con ellos. La publicidad nacional y provincial coloca en primer plano al «compañero Néstor».



Su espíritu se extiende a lo largo de la tierra donde vivió sus mejores años y expiró. Gobernador durante doce años (desde 1991 a 2003), antes fue, durante una década, intendente de la capital, Río Gallegos (de 1987 a 1991).



Santa Cruz, la segunda provincia más grande de Argentina, por detrás de Buenos Aires, le agradece «el camino conjunto iniciado en 2003», fecha de arranque de su presidencia. Los candidatos a intendente (alcalde) en Río Gallegos y los aspirantes a la Gobernación, como Daniel Peralta, que busca su reelección, se arriman al cuerpo inexistente de quien fuera antecesor suyo en ambos cargos.



«Néstor Kirchner lo hizo todo por nosotros. Acá no había nada y lo que había funcionaba mal. Construyó viviendas, puso en marcha hospitales, escuelas… A quién le importa si había corrupción. Él hacía». El comentario, palabra más palabra menos, se repite en buena parte de la población de Río Gallegos y Calafate, las dos ciudades más emblemáticas.



«… Te pido que me ayudes a ser tu mejor alumno para transformar a Río Gallegos». Daniel Álvarez, candidato a intendente de la ciudad que aún administra la UCR (Unión Cívica Radical), ofrece en sus carteles una imagen con el presunto maestro. La docencia nunca fue una cualidad de Néstor Kirchner, pero el tiempo atribuye propiedades generosas a los que dejaron de estar.



AUTORITARIO PATOLÓGICO

En rigor, los profesores fueron los principales adversarios de Kirchner durante su gobernación de doce años (1991-2003). Anulada la oposición, los maestros, a su modo, enarbolaron la bandera de la crítica. También de las demandas. «Nunca dejó el poder. Kirchner jamás permitió que alguien le hiciera sombra. Era un autoritario patológico. En el 91 recibíamos el 60 por ciento del sueldo en negro, y en 2007, con él en la presidencia, terminamos negociando con Tomada (Carlos, ministro de Trabajo) y Filmus (Daniel, al frente de la Cartera de Educación)».



Los comentarios de Pedro Muñoz, secretario general del gremio de docentes, los suscribe Ángel González, minero y candidato a diputado de la Coalición Cívica resignado a ver cómo «el kirchnerismo se perpetúa en el poder de Santa Cruz», donde viven unos 270.000 habitantes. «Con la ley de lemas no hay nada que hacer», observa antes de explicar en qué consiste: «Se presentan tantos candidatos como quieran del partido y al que logra más votos se le suman los del resto». En esa «fórmula» se encuadra Javier Belloni, representante del Frente para la Victoria, la agrupación peronista que fundó el matrimonio Kirchner. «Yo respaldo a Cristina. Mi presidenta», anuncia por las calles. El último en poner el broche del surrealismo fúnebre, lo hace con nombre propio y ajeno, «La esperanza vuELve, intendente Néstor 2011». Sí, se refiere a «ÉL».



PANTEÓN

Esta necrofilia kirchneriana tendrá su apoteosis en la próxima inauguración del mausoleo que se levanta a toda velocidad en Río Gallegos, capital de la provincia patagónica de Santa Cruz. El templo del difunto tiene que inaugurarse el próximo 27 de octubre, aniversario de su muerte. La ceremonia será apoteósica, probablemente, como la muy probable reelección cuatro días antes de Cristina, como se presenta en campaña la presidenta que viste de negro.



Hasta que llegue esa fecha, con el tic, tac, ya en marcha para la apertura de un santuario jamás visto en América, los adoradores del último salvador de Argentina peregrinan a otro panteón más modesto en el mismo cementerio. Por poco tiempo.



Vale mencionar que la nota fue escrita por la periodista argentina, Carmen de Carlos