Lunes, 17 Octubre, 2011 - 07:43

Opinión de nuestros lectores
Si apreciamos el presente tendremos futuro

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

No es cierto que ya está. Que el 23 de octubre es un mero trámite. Con o sin la intención de dañar, esta postura pone en riesgo la participación. Esa que el 14 de agosto dio una formidable lección a los generadores de turbulencias.

Ese día esta fuerza bruta de montajes virtuales terminó, en esta argentina en creciente maduración envuelta en el torbellino de sus fantasiosas tormentas, mientras el objetivo de su tsunami se consolidó en la consideración popular, con el tan simple pero a la vez raro sino de gobernar para todos. Con la sana y militante tozudez de no ceder frente a históricos privilegios ocultos tras pantallas gestuales vacías de contenido ético, como era costumbre.

Frente a Néstor y Cristina se plantó el poder que gobernó por décadas la más injusta de las argentinas. El mismo que ungió y despidió gerentes con ropaje presidencial.



A los cañonazos o con tres tapas. Así gobernaron la Argentina los sin votos que siempre consideraron al presidente “un cargo menor”, un mandadero con votos pero sin opinión. Sonrieron cuando el hombre dijo: “no vine para dejar mis convicciones en la puerta de la casa de gobierno”. Es uno más se dijeron, pero muy pronto este atrevido cumplió. Y aquel supuesto “títere” de la cabeza mayor de la derecha peronista se plantó sobre sus convicciones; terminó con los ministros de economía que ponía el poder para que gobernaran para ellos y asumió la conducción de una novedosa república.



La que se gestó en cuatro años con solo cumplir con esas convicciones en las que se incluían, ni más ni menos que los sueños de muchos de una patria para todos.

Patria para todos que percibimos en la recuperación del debate político con la irrupción de los jóvenes; cancelación de la deuda con el FMI y rechazo a sus directivas y presiones; acuerdos estratégicos y alianzas con Venezuela, Katar, Kwait y Turquía, entre otros; referente del grupo G20 y Presidencia por unanimidad del foro G77 mas China; Ley de Reforma política con Primarias Abiertas, Simultaneas y Obligarorias; no represión de las demandas sociales; apertura de archivos secretos; anulación de leyes de impunidad y juicio a responsables de la violación de los derechos humanos.



Ley que penaliza la trata de personas; asignación de más del 6% del PBI a educación; creación de canales educativos en la TV Digital Pública y Gratuita que en 2012 cubrirá todo el país; distribución de más de 3,5 millones de netbooks a estudiantes secundarios; creación de más de 1050 nuevas escuelas; derogación de la Ley Banelco de Flexibilidad Laborar y regreso a Paritarias; reducción de la desocupación del 24,7 del 2003 al 7,4 actual; renegociación de la Deuda Externa con quita del 70% (equivalente a la deuda ilegal); superávit fiscal y crecimiento económico sostenido del 9% anual; reservas por más de 50 mil millones habiéndose destinado 10 al pago de deuda, todo contra poco mas de 10 mil al año 2003; control público de aguas, aerolíneas y correo; alta rentabilidad para el sector agropecuario; crecimiento de la Inversión Pública, del 0,9% de PBI en 2003 al 3,9% sin toma de deuda; reactivación del consumo privado y la industria, con por ejemplo record de venta de más de 100.000 automotores en enero 2011.



Rescate de los Fondos de Jubilados con eliminación de las usurarias AFJP; jubilación para las amas de casa; 2,5 millones de nuevos jubilados; 600% de aumento a jubilaciones mínimas y movilidad por ley dos veces al año; Asignación Universal por Hijo , que produjo una verdadera revolución reduciendo la indigencia entre un 55 y un 70%, más inclusión educativa y salud; Plan Federal de Viviendas, con más de 150 mil viviendas nuevas y 65 mil mejoras; recuperación de la Fábrica Militar de aviones desmantelada; Ley de prescripción de medicamentos Genéricos; Programa Remediar entregando medicamentos gratis a 15 millones de personas; interconexión energética NEA NOA; Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual democratizando y desmonopolizando el acceso a la información.



Esta brevísima reseña de sueños realizados nada tiene que ver con el relato malicioso infantil y torpe de quienes pretenden volvernos al pasado.

Claro, como corresponde a un mundo en el que los intereses están por encima de los derechos, de la justicia y la razón, las poderosas minorías que encarnan la insaciedad de pocos se atrincheraron frente a esta transformación dando batalla con sus peores armas.



Los intereses del poder económico construido sobre la más injusta distribución con la que acumularon sin pudor ni piedad bombardearon la cabeza de los argentinos desde pantallas, páginas y micrófonos convencidos que estaban frente a un hato que podía ser agitado en estampida hacia el abismo. Se encontraron con la sorpresa que los agitados dieron el viraje autoprotector evitando el suicidio. De los que venían azuzando, algunos como Carrió siguieron y hoy aletean, casi en soledad cuesta abajo. Se comieron su propio precipicio. Otros están allí colgados del peñasco.



UN PÉSIMO IMITADOR

Ricardo Alfonsín como nene mal aprendido sigue gritando entre desesperado y desaforado: "estamos igual o peor en todo". ¡Insólito! Millones demostraron sentir la fresca brisa de la transformación, de la mayor igualdad, de ser parte de un nuevo país, y el sigue tratando de hacerles creer que este viejo sueño que se va concretando es una pesadilla.

Empecinado en desaprovechar el piso electoral de su partido sigue intentando imitar a su padre logrando un penoso grotesco tanto en lo gestual como en lo político. Raúl daba batalla a la derecha radical dentro del partido debatiendo sus diferencias con Tróccoli y De la Rúa. Ricardito los busca por afuera haciendo gala de una incoherencia directamente proporcional a la pésima imitación que intenta. Por mérito propio será la estrella más fugaz en la historia del firmamento radical.



UNA PENOSA DESPEDIDA


Entre los arrieros de la infamia el compañero Duhalde cabalga sin amigos. No ya sin construcción política capaz de llevar adelante un par de ideas. Sin amigos. Esos que sean capaces de decirle: Eduardo, propongamos algo que tenga que ver con este tiempo y con el interés que expresan las mayorías.



Al contrario, él, el mismo que dice que otros no tienen actitud para ser presidentes, expone sin disimulo su ocaso apuntando a captar la resaca más reaccionaria de la derecha como para quedarse con un 8% de voluntades que le garanticen detrás de las mayorías populares esa opaca representación. Se opone a leyes sancionadas democráticamente como la de Matrimonio Igualitario; expresa su rechazo a la democratización y desmonopolización de las comunicaciones; busca ovaciones en la Sociedad Rural; expone sus amistades con el sector clerical tan cercano al los falcons verdes de la dictadura como lejano de Jesús; insulta a las Madres y Abuelas; repudia el ejercicio de la Memoria y los Derechos Humanos; incorpora a sus cuadros a Patti, Rico, Cecilia Pando y al "Momo" Benegas que organiza Jornadas sobre Defensa y Seguridad Nacional en la que brillan "los que quieren a Videla", para que Eduardo y Chiche cierren cada vez más cerca de las bombas que de los bombos.



¿Alguien puede imaginarse que apunta a ser presidente? De ninguna manera. Claramente busca posicionarse dentro del ala más antidemocrática, represora y gorila del universo que conforma la derecha que necesita un brazo civil solo para darse un disfraz dentro del sistema, por ahora.



UN MEJOR LECTOR


Binner, con más inteligente conveniencia que ganas, pisa el freno. Deja que los demás sigan volcando en la última curva. El percibe que el "estamos igual o peor"; el "estamos fuera del mundo"; el "esto no da para más", el "esto es una dictadura", solo sirvieron para exponer las miserias democráticas de sus mentores y una degradante falta de respeto a la inteligencia colectiva.

Mejor lector de la realidad y sus conveniencias electorales, reconoce logros de éste gobierno y plantea como alternativa una supuesta pureza, aunque desconocida en su propio reducto.



Y así será rescatado por ese 20% que entre alérgicos al peronismo y buceadores de aguas playas convencidos que se puede gobernar prescindiendo de la realidad, recalarán en el menos bruto y brutal de los que se ofrecen.



Y está bien. En definitiva es razonable, lógico y positivo que los que no sienten como suyo este proceso, rechacen a los que definitivamente hacen esta exhibición obscena de violencia frente a las preferencias de las mayorías y su legítimo derecho a la defensa del interés colectivo, que no es otro que la sumatoria de coincidentes intereses individuales.



Por eso el 23 de octubre cada cual dirá con su voto si nos merecemos lo que hemos conseguido, y si estamos dispuestos a ir por mas inclusión, por más justicia, por más independencia, por mayor redistribución, en definitiva si estamos dispuestos a consolidar el futuro que con el esfuerzo de todos ya estamos construyendo para todos.