Sábado, 15 Octubre, 2011 - 19:23

Encomendó a las madres a la Virgen de Luján
Bergoglio reunió a diez mil niños en misa en Parque Roca

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

El arzobispo de Buenos Aires, cardenal Jorge Bergoglio, reunió este sábado a diez mil niños en una misa en el estadio multipropósito Parque Roca, donde se encomendó a las madres argentinas a la protección de la Virgen de Luján, en vísperas del Día de la Madre.

La celebración eucarística, organizada por la Vicaría Episcopal de Niños, llevó por lema "Jesús con vos podemos" y significó además el cierre de la campaña solidaria "dos pesos para que nadie pierda peso" en favor de los comedores infantiles de las villas miserias de la ciudad. 



Bergoglio instó a cambiar el corazón utilizando las imágenes de Pinocho y el mago Mandrake que caracterizaron la motivación previa, e invitó a contagiar la alegría de la fe, al entablar un diálogo a la distancia con los niños que colmaron las tribunas del estadio.



"¿Podemos cambiar el corazón? ¿Con Mandrake?, interpeló para recibir un "NO" desde las tribunas. Luego pregunto: "¿Con Jesús?" y los niños respondieron un "SÍ" a los gritos.

Bergoglio agregó: "Tenemos que cambiar el corazón para que no sea de madera como el de Pinocho. Cuando Jesús nos cambia el corazón también nosotros podemos hacer milagros. Solos no, siempre con Jesús. Y también podemos contagiar el milagro".

Bergoglio también renovó la consagración de la Ciudad de Buenos Aires y sus niños a Santa Teresita. 



Los niños pusieron color a las tribunas con cánticos y agitando porras verdes, rojas, amarillas y celestes, para identificar la pertenencia a las vicarías de Devoto, Belgrano, Centro y Flores en que está organizada la arquidiócesis de Buenos Aires. 



Previo a la eucaristía hubo una animación con marionetas gigantes centrada en los milagros interpretada por tres personajes: Pinocho, el mago Mandrake y Jesús. 



En tanto el grupo Number One, que entrena Diego Vera, hizo una disciplina de parkur mediante la cual mostró las posibilidades de movimiento que tiene el cuerpo, expresión que recibió la ovación de los niños de pie en las tribunas. 



La misa fue concelebrada por los seis obispos auxiliares porteños y unos 70 sacerdotes porteños El Vicario Episcopal de Niños, Eduardo García, destacó la importancia de esta "fiesta de fe" que año a año convoca a miles de niños. 



"Una vez más descubrimos que en la infancia está la esperanza. Que es verdad que se conmueven y se solidarizan naturalmente. Es nuestra misión seguir conservando el corazón de niño, de vivir solidariamente y mirar a otros como hermanos", dijo a la prensa el prelado.

La Misa Arquidiocesana de Niños finalizó con una suelta de globos y palomas.
Fuente: 
DyN