Viernes, 14 Octubre, 2011 - 20:11

Berlusconi superó la moción de confianza y salvó su gobierno

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, logró salvar hoy su gobierno al superar la moción de confianza planteada en su contra en el Parlamento. La diferencia en su favor fue ajustada, ya que 316 parlamentarios votaron a favor frente a 301 que lo hicieron en contra. Una derrota hubiera forzado al jefe de gobierno a dimitir.





En la primera ronda de votación, un boicot por parte de parlamentarios de izquierda causó caos y confusión en la bancada oficialista del Legislativo. Sin la participación de al menos la mitad más uno de los miembros de la Cámara, la votación no tenía validez.



El número válido para superar la moción de confianza había sido establecido en 315 de los 629 diputados votantes, pero a pesar de su intento, la oposición no logró evitar que Berlusconi salvara su ropa por apenas un voto más del mínimo requerido.



Berlusconi había destacado ayer que no veía alternativa a su gobierno de centro-derecha para salir a las crisis económica y de la deuda. En ese sentido, el primer ministro acusó a la oposición de no tener programa.



Si el Parlamento no le daba su confianza, se tendría que haber convocado a nuevas elecciones legislativas en 2012. El mandato de la actual legislatura finaliza en 2013.



Il Cavalieri demostró una vez más que todavía mantiene sus apoyos, a pesar de las divisiones internas de la coalición gobernante y el partido del primer ministro, Pueblo de la Libertad (PDL).



Sin embargo, el líder del partido opositor Italia de los Valores, Antonio di Pietro, aseguró que "la mayoría" del Gobierno en el Parlamento que votó a favor del primer ministro "es sólo numérica y no política", por lo que el Ejecutivo "no será capaz de continuar así un día tras otro", informó la agencia Europa Press.



Berlusconi se ganó en las últimas semanas el rechazo de los empresarios, mostrado por la presidenta de la asociación de empresarios Confindustria, Emma Marcegaglia, de los sindicatos e incluso de la Iglesia.



Fue el presidente de la Conferencia Episcopal italiana, el cardenal Angelo Bagnasco, quien criticó las actitudes "licenciosas" y la corrupción que impera en la vida política, tras los escándalos en los que se vió inmerso el mandatario y que lo hicieron y hacen pasear por ditintos tribunales.



Vale recordar que Berlusconi se enfrenta a cuatro juicios distintos por fraude y por mantener relaciones sexuales con una menor y podría ser acusado con nuevos cargos en un nuevo caso de prostitución.



Además, el primer ministro ha visto cómo en los últimos días varios diputados de su partido se mostraron disconformes con las actitud del Gobierno ante la crisis económica, entre ellos el ex ministro de Desarrollo Económico Claudio Scajola.



Aunque finalmente Scajola votó a favor del Gobierno, también advirtió que si Berlusconi no realiza "un cambio sustancial" en el partido y en la forma de gobernar, el número de diputados que no darán su apoyo al Ejecutivo "se multiplicarán".



Los legisladores afines a Scajola le pidieron al premier un acercamiento al partido democristiano Unión de Centro.



Por su parte, los `scajolianos` Giuliana Destro y Fabio Gava se ausentaron de la Cámara durante la votación por "el interés del país" y por "responsabilidad" con los electores, según explicó Destro.



En tanto, el ex diputado del PDL, Antonio Versace, se abstuvo de votar.



Tampoco votó a favor el diputado de Iniciativa Responsable, Luciano Sardelli, quien formaba parte de la coalición de centro-derecha del Ejecutivo. "He invitado a Berlusconi a que dimita", explicó el legislador al diario La Repúbblica.



Sin embargo, Berlusconi se mostró seguro de que continuará en el Gobierno con una mayoría "cohesionada" porque, según afirmó ayer durante el discurso a la Cámara, "no hay alternativa" a su Ejecutivo para salir de la crisis.



Pero hay un dato no menor en el análisis: el Ejecutivo perdió 98 votaciones en lo que va de la legislatura y se vió obligado a recurrir en 51 ocasiones al voto de confianza para sacar adelante sus propuestas y movilizar a sus miembros.



Por eso tendrá que esforzarse al máximo para aprobar varias leyes clave como el decreto para el Desarrollo Económico, un desafío imprescindible para impulsar el crecimiento del país.



Fuente: Télam