Miércoles, 12 Octubre, 2011 - 13:01

Análisis eleccionario
Reflexiones sobre las elecciones del 9 de octubre

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

El Gobernador de la Provincia es el responsable político de haber arrinconado al electorado a ejercer su voto en sólo dos opciones, frustrando toda posibilidad del debate de la sociedad sobre la ciudad que queremos. Esto obligó a muchos sectores que discrepaban con la gestión Municipal a colocar su voto a favor de Aída Ayala recibiendo un porcentaje que no le son propios.

Peor aún con la presencia del Ministro Boudou y el forzoso apriete y chantaje a instituciones y personas para el apoyo obligado al candidato oficial, así como la complicidad de algunos medios, enredó el panorama electoral que se polarizó de tal manera que sólo dejó un 3 % para opiniones diversas, necesarias para el debate democrático y abierto de la sociedad. Pareciera una comunidad anestesiada por un "discurso único” a dos bandas (UCR-PJ) condicionada por la actitud del Gobernador, que debió ser prescindente, dejando al electorado fluir libremente en sus distintos enfoques. Con esto hemos postergado la conjunción de ideas para las urgentes, graves, necesidades de la ciudad, en seguridad, salud, crecimiento sustentable, tráfico y transporte.



Era prudente no haber interferido el debate imprescindible de nuestra sociedad para enfrentar los enormes y graves problemas que sufren las dos ciudades más importantes de la Provincia. Debería haber tenido una actitud de grandeza y desprendimiento ya que su elección para el segundo mandato lo colocaba como representante de todos los chaqueños y no como simple puntero de una facción política.



Ahora el Gobernador tiene la mancha de haber sido el causante, con su política estratégica, de esta bochornosa situación que pone en peligro la democracia abierta y plural. Creíamos que Ud. era más permeable al poder de la inteligencia política pero podemos concluir que en esta ocasión actuó, consciente o inconscientemente, como actor nocivo para las bases fundamentales de la calidad institucional.



(*) Fernando Favarón - LE 7449376 - [email protected]