Miércoles, 12 Octubre, 2011 - 07:05

Fuertes precipitaciones en Nicaragua dejaron cuatro muertos y más de 1.600 damnificados

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Hasta el momento, se registraron como fallecidos dos niños, y dos adultos. Hay al menos 1.622 damnificados y 263 viviendas inundadas o dañadas, según los datos que fueron confirmados por el presidente nacional, Daniel Ortega.

Lo informó el presidente nicaragüense, Daniel Ortega, en un acto celebrado en la noche del martes, en el que anunció que suspenderá sus actividades de campaña electoral en el interior del país, que incluían un viaje a la zona surcaribeña el próximo fin de semana, ya que se informó que seguirá lloviendo copiosamente en los próximos días.



El mandatario brindó un primer informe oficial de los daños ocasionados por las más de 19 horas continuas de lluvia en Managua y en toda la franja del Pacífico debido a un centro de baja presión localizado entre México y Guatemala.



Dijo que desde ayer se reportó la muerte de un pescador de 58 años, de una niña de nueve, un bebé de tres años y otro adulto, cuya edad no fue proporcionada. Ortega dijo que hay 233 viviendas inundadas, cuatro destruidas totalmente y 26 más con daños parciales. Agregó que 120 personas fueron evacuadas de dos barrios de Managua hacia albergues temporales.



Seis puentes colapsaron en el interior del país y hubo cuatro deslizamientos de tierra, señaló el mandatario al destacar que los expertos no descartan que se produzcan otras avalanchas, especialmente en cerros y volcanes saturados de agua.



Indicó que las precipitaciones más fuertes ocurrieron en las provincias de León (occidente), Masaya, Carazo y Rivas (sur) donde se produjeron derrumbes, ríos desbordados y poblados aislados por el bloqueo de caminos rurales, según despacho de DPA. Ortega indicó que Defensa Civil y demás organismos de socorro están desplegados para atender cualquier contingencia.



Recordó que 4.043 damnificados se encuentran aún en albergues temporales, después que, hace un año, sufrieran por las lluvias sin poder retornar a sus lugares de origen. La temporada lluviosa, que comenzó el pasado 21 de mayo y está por concluir, dejó 24 muertos y una desaparecida, además de 7.652 damnificados. Las lluvias dañaron 1.301 viviendas, de las cuales nueve quedaron destruidas totalmente, precisó.
Fuente: 
Télam