Martes, 11 Octubre, 2011 - 17:47

Pudor

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

A problemas extraordinarios, soluciones extraordinarias. Mientras frente al depósito del Tribunal Electoral provincial cientos de personas permanecían congregadas con la firme determinación de que nadie entre ni salga, vale decir, con la intención manifiesta de custodiar las urnas para garantizar que nadie toque nada, el señor del camión celeste con el logo de la empresa SAMEEP sintió, no sabemos por qué, que la presencia de su vehículo en la avenida Lavalle estaba fuera de lugar.

Para resolverlo tuvo una idea bien argentina, bien criolla: “lo tapamo´con cartón”. Y sí, lentamente, sereno y con el pulso firme de un cirujano, se acercó al logo y lo cubrió, seguramente para evitar que la gente pensara que SAMEEP podía tener algo que ver con la movida que se estaba llevando a cabo desde el mediodía.



O fue eso, o sintió lo que se suele llamar “vergüenza”, “vergüencita” o “pudor”.