Martes, 11 Octubre, 2011 - 06:00

Prisión preventiva para seis de los siete detenidos por el asesinato de Candela

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

El juez de Garantías Alfredo Humberto Meade avaló la hipótesis de la Fiscalía en donde se sostiene que Bermúdez habría sido el asesino. Dio por sentado que el secuestro y el asesinato se debió a un "ajuste de cuentas no convencional" impulsado por este para vengarse del padre de la chica y tildó como partícipes necesarios a Gladys Cabrera, Néstor Altamirano, Alberto Espíndola, Guillermo López y Fabián Gómez.

La Justicia de Morón convirtió hoy en prisión preventiva la detención de seis de los siete arrestados por el caso de Candela Rodríguez, al dar por sentado que el secuestro y el asesinato de la nena se debió a un "ajuste de cuentas no convencional" impulsado por el último de los imputados para vengarse del padre de la chica.



En una resolución de más de cien fojas, el juez de Garantías Alfredo Humberto Meade avaló la hipótesis de la Fiscalía en donde se sostiene que Hugo Bermúdez habría sido el asesino de la nena.



El juez coincidió en tildar como partícipes necesarios al resto de los imputados: Gladys Cabrera, Néstor Altamirano, Alberto Espíndola, Guillermo López y Fabián Gómez.



Mientras tanto, Héctor "Topo" Moreyra, señalado como el autor intelectual del secuestro y cuyo pedido de prisión preventiva todavía no se materializó, reclamó hoy ampliar su declaración indagatoria para intentar revertir la carga de pruebas en su contra.



Su abogado defensor, Sergio Dutres, sostuvo que Moreyra "en todo momento desconoce tener algún tipo de relación con Candela y su mamá, pero sí aceptó que conoció al papá de la nena desde hace años".



Y el hermano de Moreyra aseguró que el "Topo" está preso solo porque lo nombró el padre de la criatura, a quien definió como "mi amigo".



El reclamo de Moreyra se concretó en el marco de una audiencia realizada este mediodía en los tribunales de Morón, pese al feriado, encabezada por el juez Meade.

El juez escuchó a los defensores antes de resolver si dictaba la prisión preventiva de los involucrados, tal como lo solicitó la semana pasada la Fiscalía.



Pero en una resolución conocida esta noche, el juez resolvió dictar las preventivas, en base a los argumentos de la Fiscalía.



Para el fiscal Marcelo Tavolaro, Moreyra quería vengarse de Alfredo Rodríguez, padre de la nena, pero éste era más poderoso en el mundo del hampa y por eso eligió valerse de "terceras personas" con pasado criminal, lo que "le facilitaría las cosas".

Según escribió, "Moreyra se halla manifiestamente enfrentado al padre de la niña, circunstancias que no escapaban a la esfera de conocimiento de Alfredo Rodríguez, todo ello, relacionado siempre a diferencias originadas a partir de la vida en el delito que ambos han tomado como modo de vida".



"Los denominados 'códigos de la calle'", entre los que figuran "la deslealtad y la traición, son motivación más que suficiente para llevar adelante alguna acción vengativa", dijo el fiscal.



Fue así que Moreyra, según la Justicia, recurrió a Hugo Bermúdez, quien "de manera necesaria debió recurrir a otros nexos criminales (Alberto Fabián Espíndola, Gabriel Fabián Gómez, Guillermo Sebastián López y Leonardo Jara), también éstos con un profundo conocimiento del medio (delictivo), y con herramientas de información y conocimiento sobre la víctima, que le posibilitaron la 'captación ó mecanismo de engaño' sobre Candela Sol Rodríguez, obteniendo su sumisión voluntaria".



De acuerdo a la investigación, el prófugo llamado Leonardo Jara, de 25 años, habría jugado a ser el "noviecito" de la nena antes del rapto, con el fin de obtener información clave para concretar el secuestro.



En su resolución, el fiscal remarcó que para llevarse a la nena el lunes 22 de agosto "se ha utilizado como herramienta inicial algún mecanismo de captación o vinculación desde lo afectivo o emocional, por ejemplo, bajo la directriz de un engaño, promesa, etc., que permitiera a la víctima vincularse a los protagonistas criminales necesarios, de una manera no involuntaria, no violenta ni agresiva".



Se cree que a la nena le prometieron llevarla a ver a su padre, quien desde hace un año y medio se encuentra preso.



En su dictamen, el fiscal sostiene que "Bermúdez se ha vinculado a los protagonistas que surgen con responsabilidad por ostentar la guarda, custodia, o propiedad sobre la finca de la calle Kiernan 992 (Gladys Mabel Cabrera y Ramón Néstor Altamirano)".

La Fiscalía también descartó que se haya tratado de un secuestro extorsivo, tal como lo solicitaron algunos defensores en base a la llamada que se dio a conocer apenas se halló el cadáver de la nena.



El fiscal justificó esa situación al indicar que "nunca se inició o materializó acción o curso de negociación, entre el grupo que se entiende ha retenido a la niña Candela y su madre o familia", que no hubo "ribetes de una acción planificada" ni se observa "un andamiaje logístico importante, que le haya permitido estar a la altura de mantener un estado de cautiverio prolongado".
Fuente: 
DyN