Lunes, 10 Octubre, 2011 - 07:50

Brasil invertirá US$ 580.000 millones para blindarse ante la crisis

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

El gobierno de Dilma Rousseff anunció un ambicioso megaplan para combatir las posibles consecuencias de la crisis mundial y lanzará la segunda etapa del Programa de Aceleraciones del Crecimiento (PAC). Entre las medidas, cuenta la promoción de la modernización de la infraestructura y el impulso sostenido del crecimiento de la economía. Busca generar 70.000 empleos.

En cuatro años, el Gobierno brasileño invertirá 580.000 millones de dólares y generará 70.000 empleos. Se trata de la segunda etapa de un programa para acelerar el crecimiento, que puso en marcha Lula da Silva.



Promueve la modernización de la infraestructura y el impulso del sostenido crecimiento de la economía. El PAC original fue puesto en marcha por el entonces presidente Lula, y desde los años 2007 hasta el 2010 supuso inversiones de hasta 450 mil millones de dólares en transporte, vivienda, comunicaciones y energía.



En esta segunda etapa, el PAC2 tiene como punta de lanza la modernización que supone organizar un megaevento global como el Mundial 2014, del que Brasil volverá a ser sede luego de casi 70 años, y que logra que todos los ojos (además de centenares de millones en divisas extranjeras) estarán puestos en ese país.



Según los últimos informes, las cifras en inversión en estadios, además de las reformas en el transporte, hotelería y aeropuertos, ya alcanza los 14 mil millones de dólares. El PAC2 es, además, una apuesto por el crecimiento económico y la mejora en la calidad de vida de los brasileños, intentando crear un escenario fuerte en medio de la crisis mundial.



Se estima que alrededor de 580 mil millones de dólares serán invertidos en energía, estructura y viviendas, así como también en el área de comunicación, que incluye un programa nacional para que todo el país pueda acceder a Internet de banca ancha.



Otros de los proyectos que ya fueron anunciados son la creación del tren de alta velocidad entre San Pablo y Río de Janeiro, la construcción de la usina de Belo Monte, así como también de casi 3 millones de viviendas sociales.
Fuente: 
Iprofesional.com