Lunes, 10 Octubre, 2011 - 08:46

El Central giró $ 4.000 millones al Tesoro para financiar gastos

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

El Gobierno nacional volvió a acudir al Banco Central para financiar el creciente nivel de gasto público. Lo hizo a fines de septiembre, la autoridad monetaria le giró $ 4.000 millones en concepto de adelantos transitorios que no había tenido grandes variaciones a lo largo de todo 2011.

Con estos fondos girados por el BCRA, las cuentas públicas habrían mantenido un pequeño superávit fiscal el mes pasado, pese a que el gasto está creciendo a niveles cercanos al 40% anual. Como sucede cada vez que se aproximan las elecciones, el gasto no sólo crece a niveles récord, sino que la expansión es mucho más rápida de lo que aumenta la recaudación. El cierre de las cuentas públicas de septiembre se conocería en aproximadamente diez días.



El stock de adelantos pasó de $ 46.200 millones (nivel que había mantenido durante casi todo 2011) a $ 50.200 millones, pero todavía el margen para continuar con estos créditos de corto plazo para financiar al Tesoro es muy amplio.



Según el artículo 20 de la Carta Orgánica del BCRA, el límite de adelantos llega a un 10% de los ingresos tributarios (cerca de $ 600.000 millones para todo 2011) más un 12% de la base monetaria (alrededor de $ 200.000 millones). Tal como adelantó este diario a fines de septiembre, ambos conceptos arrojan una suma cercana a los $ 84.000 millones. Por lo tanto, el BCRA aún tiene margen para prestarle al Tesoro alrededor de $ 34.000 millones adicionales.



FINANCISTA

De esta forma, el rol del BCRA se consolida como principal financiador del sector público. Este año saldrán de sus arcas prácticamente u$s 10.000 millones de las reservas para el pago de la deuda pública. A esto se le suman las utilidades del año pasado, que en su mayor parte se giran al Gobierno. Ascendieron a $ 8.900 millones.



Pero junto a las reservas y a las utilidades, también aparecen los adelantos transitorios como otro mecanismo de financiación para las necesidades del Tesoro. La emisión de pesos que tiene como destino el sector público ayudó a compensar la absorción de pesos derivada de la venta de dólares del Central durante septiembre. Cada vez que la entidad sale a vender divisas para evitar una suba del tipo de cambio, la consecuencia es que resta pesos del mercado, lo que a su vez contrae la base monetaria. Este fenómeno es compensado en parte con la liberación de pesos que la entidad efectúa en las licitaciones de Lebac y Nobac, pero ahora también con el otorgamiento de adelantos.



PERSPECTIVA

Se estima que como el año que viene caerá habrá menos reservas de libre disponibilidad para aplicar a los vencimientos de deuda, y las utilidades del Central serán iguales o incluso menores que las del año pasado, el principal recurso que utilizará la autoridad monetaria son los adelantos transitorios. Una prueba de ello es que el agujero fiscal de septiembre se cubrió con este instrumento. Los fondos disponibles de la ANSES tampoco alcanzan para cubrir la brecha fiscal que se presenta mes a mes.



Claro que utilizar este instrumento no es gratuito ni mucho menos. Se trata de emisión monetaria pura, que ni siquiera tiene como contrapartida la compra de dólares. De esta forma, se deteriora la relación entre la circulación de pesos y las reservas, al tiempo que se incentiva la inflación a causa de la fuerte expansión monetaria.



Las especulaciones ahora pasan por la manera en que el Gobierno echará manos a las reservas del BCRA para pagar deuda en 2012, ya que se estima que no quedará prácticamente nada disponible bajo el concepto de «libre disponibilidad». Una posibilidad es forzar un cambio en la Carta Orgánica para que el concepto sea más amplio. Pero otra alternativa es seguir aprovechar al máximo el monto de adelantos que aún se pueden girar, que compensarían la imposibilidad de acudir a las reservas.



Justamente, el pago de cupón PBI por u$s 2.300 millones que debe realizarse a fin de año prácticamente dejaría al Central sin reservas «libres», es decir aquellas que exceden el nivel de base monetaria. La esperanza oficial es que la recuperación llegue en el segundo trimestre de 2012, con el ingreso de divisas proveniente de la cosecha gruesa.
Fuente: 
. Ámbito Financiero