Miércoles, 5 Octubre, 2011 - 12:24

Ganador del Nobel ¿yo? Es una joda

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Brian Schmidt pensó que sus estudiantes le estaban tomando el pelo, haciéndole creer que acababa de ganar el Premio Nobel de Física 2011. Cuando comprobó que la noticia era cierta, estalló de alegría.

Cuando una voz con acento sueco le informó a través de la línea que tenía una llamada "muy importante", Brian Schmidt, el australiano ganador del Nobel de física, pensó que era una broma muy bien elaborada de algunos estudiantes.



"Mi primer pensamiento fue: caray mis estudiantes se las han ingeniado muy bien para imitar ese acento", declaró el astrofísico australiano-estadounidense de 44 años.



"La mujer me pidió que le confirmara que yo era Brian Schmidt y me dijo que tenía una llamada muy importante. Entonces los miembros del panel pasaron y leyeron el anuncio y me felicitaron", agregó. "Me sentí como cuando nació mi primer hijo, me flaquearon las rodillas un poco, y no supe qué decir en ese instante", añadió.



El Premio Nobel de Física 2011 recompensó a Schmidt y a los estadounidenses Saul Perlmutter y Adam Riess por haber revolucionado, con sus investigaciones en 1998, la cosmología "descubriendo la expansión acelerada del Universo", algo asombroso que fue posible gracias a la observación de estrellas muy distantes, las supernovas.



Era algo tan innovador que Schmidt admitió que tuvo que superar sus propias dudas acerca de sus descubrimientos, que iban en contra de la ortodoxia científica de la época. "Era demasiado loco para ser cierto. Estábamos un poco asustados", declaró a la radio ABC.



Según el propio Schmidt, sus investigaciones son una materia "sombría": las galaxias vecinas de la Tierra desplazándose a velocidades inimaginables para dejar al final la casa de la humanidad en un frío y desierto Universo. "Ahora miro hacia el cielo y veo billones de galaxias. En el futuro, miraré y veré un Universo vacío", aseguró Schmidt acerca de su trabajo como astrofísico.



"Todas las galaxias que vemos ahora estarán tan lejos que su luz no alcanzará a llegar hasta nosotros... y nuestra galaxia de estrellas se desvanecerá lentamente y morirá, y nos quedaremos con un montón de brasas estelares y un universo oscuro", afirmó.



Es una prospección de lo que ocurrirá en un futuro calculado en cientos de billones de años, pero "eso no es demasiado largo según las normas astronómicas", añadió.



Schmidt llegó en 1994 a Australia cuando tenía 27 años, tras haber obtenido su doctorado en la universidad de Harvard, y dijo que no eran muchos los lugares en el mundo donde habría podido realizar investigaciones de alcance mundial siendo tan joven.



En Australia formó el equipo de investigación High-Z SN, un grupo de 20 astrofísicos de cinco continentes que usaban las distantes estrellas en explosión, o supernovae, para trazar la expansión del universo en el pasado.
Fuente: 
observadorglobal.com