Lunes, 3 Octubre, 2011 - 17:47

El Gobierno asegura que no lo afectará el derrumbe de la soja

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Aníbal Fernández desmintió la preocupación oficial por la caída del precio internacional de la soja y apuntó contra los vaticinios alarmistas de algunos economistas a los que calificó de "chirolitas bien pagos: son los que buscan profecías autocumplidas, que se las van a volver a meter en las carteras, porque no van a encontrar salidas por esa vía".

Además aseguró que viene escuchando presagios de una crisis en el país "hace diez años".



Fernández sostuvo: "No vamos a tener ningún problema de ninguna característica" por la caída en el precio de la soja y replicó que los economistas se expresan "en función de lo que le mandan a decir" y son "una suerte de chirolitas bien pagos".



El funcionario afirmó que "hace diez años" que escucha "las profecías autocumplidas" de analistas o economistas locales, a quienes calificó de "chirolitas bien pagos que lo que hacen es expresarse en función de lo que sus jefes (en el exterior) les mandan a decir".



"Cuando el mundo se prendía fuego y Estados Unidos comenzaba una depresión complicada, e Italia, Portugal, España y Grecia estuvieron en una situación muy complicada, Argentina se mantuvo en pie con prácticamente un puñado de despidos", refirió.



Según Fernández, "cuando hay política y muñeca del gobernante y la cabeza de la presidenta (Cristina Fernández) por delante de los problemas de los argentinos, se encuentran soluciones".



"No vamos a tener ningún problema de estas características", reconoció el jefe de Gabinete respecto al efecto que podría tener el derrumbe del precio de la soja sobre la economía doméstica.



Consideró que "eso es lo que le hacen decir los que le pagan a esos economistas, porque les conviene a ellos. Son una suerte de chirolitas bien pagos".



Consultado también por la situación que experimentará el tipo de cambio con un dólar que en el Presupuesto 2012 se fijó en 4,4 pesos, Fernández afirmó que tras registrarse alguna presión sobre el valor del dólar se debe "esperar" que la cotización de la divisa estadounidense "vuelva a la normalidad" tras las elecciones de octubre.



"Es de libro lo que sucede: cada vez -dijo el funcionario- que hay elecciones, hay quien agita y trata de sacar ventaja haciéndole creer al minorista que puede haber una disparada (del dólar) y que eso complique la situación y obligue (al gobierno) a apreciar su moneda".



"No va a suceder eso en la Argentina", aseguró.



Admitió que "por más que lo exprese la presidenta, o Amado Boudou, ministro de Economía y futuro vicepresidente, o lo exprese quien lo exprese, la sociedad reacciona de determinada manera".



Al respecto, Fernández recomendó "esperar" que "las cosas vuelvan a la normalidad" como medida previa a la toma de acciones gubernamentales y estimó que por ende "nuestras definiciones en materia de presupuesto no se escapan de la lógica que tienen que tener" para el 2012.



Estimó conveniente mantener "esa flotación administrada, que nunca hemos desconocido, para garantizarle a nuestros productores en todos los segmentos de la economía argentina que tienen un tipo de cambio competitivo".



Fuente: DyN