Lunes, 3 Octubre, 2011 - 10:07

Opinión de nuestros lectores
Urgen soluciones y no parches, por eso Gustavo Martínez

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Recursos genuinos dijo la Intendenta, en una de sus tantas inauguraciones y recitales de estos últimos meses, cuando se acordó de que algo urgente debía hacer porque se le “quemaba el rancho”. Supongo algunos le creerán y otros muchos, como yo, sabrán que es una pantalla para esconder el desastre.

Estaría de más hablar de cómo sería todo en un futuro con ella pues ya opiné mucho de su fracaso pasado en un Municipio ausente y de un presente engañoso apurado por las circunstancias de una elección venidera que la obliga a “poner toda la carne en el asador y a tirar la Municipalidad por la ventana”.



Un verdadero despilfarro de dinero cuyo origen desconozco pero un despilfarro al fin.



Eso si, el discurso de la ciudad del futuro (que debiera ser hoy después de ocho años de igual intendenta) y de lo bien que estamos choca con la realidad de ser la ciudad con más pobres y atrasada del país, que tiene barrios olvidados a los que ahora se los recuerda regalando pintura naranja, dando contratos, tirando algunas piedras o haciendo paseos, todo en una muestra más de una total falta de respeto hacia las personas que sufren la falta de recursos mínimos.



Podrán “comprar voluntades” momentáneamente pero cambiar el destino sólo se hace con trabajo y lealtad a la gente cosa que les hace mucha falta.



Ahora imaginemos el futuro con un nuevo gobierno, Gustavo Martínez de la mano del Gobernador Capitanich y de la Presidenta Cristina Fernández, que tenga la oportunidad de demostrar que se puede cambiar el rumbo, que la verdadera gestión es posible, que el municipio debe ser autosuficiente, que los ciudadanos no somos rehenes sino que queremos disfrutar el vivir en Resistencia, que el patrimonio del Municipio debe ir creciendo,  que existen métodos para que la basura no cubra a nuestros hermanos, que el orden debe prevalecer, que la vida humana es importante, que los buenos servicios son obligación, que todos somos iguales y que los derechos nos asisten vivamos en  el centro o en las afueras, que ser de clase alta, media o baja no es motivo para diferenciarnos en los derechos y que el gobernante nos debe mirar a la cara siempre y no sólo cuando necesita el voto.



Urge el orden, las soluciones reales y no los parches, no más los vende humo de último momento, que la época de los espejitos de colores terminó. Gustavo Martínez no es un improvisado y merece la oportunidad de demostrar que puede cambiar la historia.



Me pregunto: ¿Esta Intendenta nos puede prometer un futuro promisorio? ¿Podemos aceptar que muchos conciudadanos vivan como personas de segunda o tercera categoría por no estar en lugares privilegiados de la ciudad? ¿Nuestro voto debe ser solidario?



Resistencia ¿ha sido maquillada en estos últimos seis meses y olvidada en los últimos ocho años? No está bien que, ante la segura derrota, la Intendenta, en una actitud que en nada la enaltece se haya despegado de sus correligionarios, de sus candidatos, de quienes la llevaron a donde está y haya centrado todo en su figura olvidando dirigentes, símbolos y colores de su partido.



Necesitamos cambiar, Resistencia lo requiere en forma urgente, no más demagogia y despilfarro oportunista. Seriedad, gestión, proyectos reales, orden y servicios. Resumiendo, un Municipio de verdad y para todos por igual.



(*) 400 Viviendas

Resistencia