Jueves, 29 Septiembre, 2011 - 10:40

Exclusivo DiarioChaco.com
"La policía de acá hizo el mismo circo que la de Salta"
ONG denunció al comisario Mencia y a su par salteño por acoso policial

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

En Salta los acusaron de trata de personas. Se trasladaron a Chaco pero los problemas los siguieron hasta Juan José Castelli, donde la policía local los allanó primero por trata. Según Sergio Palacios, titular de la Fundación Cumbre, todo empezó cuando los chicos que se rehabilitaban en su ONG identificaron como su “dealer” al titular de la división de Trata de Personas de la policía salteña.

Se trata de una ONG salteña dedicada a la rehabilitación y capacitación de personas con adicciones. Su presidente, Sergio Palacios, asegura ser víctima de acoso policial y que la fundación, que trabajaba con 18 municipios chaqueños, fue blanco de una campaña que la desprestigió y arruinó el trabajo que realizaba en el Chaco.



Todo comenzó en Salta hace más de un año. Allí, a 45 kilómetros de la frontera con Bolivia, la Fundación Cumbre estableció su sede. Los chicos de la zona que comenzaron a recibir tratamiento en ese lugar, al ser interrogados sobre sus hábitos de consumo y medio de obtención de la droga, nombraron inequívocamente a un policía salteño: el comisario Reinaldo Choque, en ese entonces a cargo de la flamante división de Trata de Personas de la Policía de Salta.



“Unos 15 chicos lo señalaban, a mí eso me llamó la atención. Investigamos y llegamos a la conclusión de que había que hacer la denuncia. Así que la presentamos ante la Justicia Federal para que se investigara al comisario Reinaldo Choque por supuesta venta de estupefacientes. Diez días después de eso empezaron nuestros problemas”, cuenta Sergio Palacios, presidente y cofundador de la Fundación Cumbre a DiarioChaco.com



Sobre Palacios y otros integrantes de la fundación cayó una denuncia por trata de personas. Supuestamente los profesores que daban clase de mecánica del automotor, o mecánica dental, entre otras disciplinas, habían sido recluidos contra su voluntad por la fundación. Decidieron presentarse espontáneamente ante la justicia. “Nos enteramos en ese momento de que no había sido librada ninguna orden de captura. Pero al otro día salió publicado en todos los diarios que pesaba sobre la fundación esta denuncia, lo que significó un gran desprestigio para la fundación”.



A partir de esa situación “y hasta que se calmaran las aguas y la gente volviera a creer en nosotros”, como dijo Palacios, los integrantes de la Fundación Cumbre llegaron al Chaco para establecer lazos con los municipios locales e iniciar la labor de capacitaciones gratuitas. “Estuvimos trabajando en el Chaco con 18 municipios durante cuatro meses, pero entonces el comisario Choque envió el expediente falso sobre trata de personas al comisario Justo Orlando Mencia, a cargo de la División de Trata de Personas de la Policía del Chaco. La Justicia Federal de Sáenz Peña pidió inmediatamente nuestra detención”.



Fue entonces, en febrero de 2010 cuando circuló la noticia en los medios chaqueños. “Un operativo de 120 efectivos se desplazó desde Sáenz Peña hasta Castelli para desbaratar a esta supuesta banda dedicada a la trata de personas. Llegaron para hacer el allanamiento, pero cuando les preguntaron a los profesores si estaban siendo retenidos en contra de su voluntad ellos explicaron que no, que estaban dando clase y trabajando con la Fundación. Como no podían hacer un allanamiento por trata de personas, inventaron que había estafa y dijeron que nosotros cobrábamos aranceles a los chicos y que juntábamos 90 mil pesos”.



Palacios asegura que los cursos eran gratuitos y que, mediante el convenio celebrado, era el municipio el que pagaba a la fundación. “El municipio nos pagaba $ 1300. Aparte de eso, las personas que no eran adictas y hacían el curso pagaban una cuota de $ 50, pero no eran más de 30 o 40 alumnos en esa condición. En total, por cada municipio, la fundación no llegaba a cobrar $ 2.000. Eso que dijo la policía y el jefe de Trata de Personas del Chaco es totalmente falso”.



Asegura que tampoco es cierto que haya habido “explotación laboral” sobre alumnos que supuestamente fueron trasladados a Salta. “Los chicos solamente participaron como alumnos de los cursos. Ninguno viajó a Salta”.



Una vez más, Palacios decide presentarse espontáneamente ante la justicia, esta vez en el Juzgado Federal de Sáenz Peña, a cargo de la jueza Niremperger. “Ni siquiera estuvimos detenidos. La jueza es una mujer muy simpática, nos explicó que llegó el expediente de Salta y por eso había sido librada la orden para allanar”.



Sin embargo el daño para la Fundación Cumbre ya estaba hecho. “La policía de acá hizo el mismo circo que la policía de Salta. Y eso nos perjudicó hasta el día de hoy. Aunque todo fuera falso dañó el prestigio de la fundación y los convenios que teníamos en la provincia”, explica Palacios.



“Denunciamos al comisario Mencia en la Justicia Federal, y a fines del año pasado denunciamos a Choque por acoso policial, además, por supuesto, la causa por venta de estupefacientes sigue su curso y hoy Choque fue desplazado de su cargo”.



A pesar del mal trago la fundación sigue trabajando en Jujuy, Formosa y Salta. “Todo esto nos hizo mucho daño. Algunos municipios chaqueños siguen trabajando con nosotros porque nos conocieron durante cuatro meses y saben que la denuncia es falsa. Pero como es comprensible, ellos también son políticos y no quieren quedar ligados a una supuesta organización delictiva”.