Martes, 27 Septiembre, 2011 - 12:15

Makallé
Denuncian a una fábrica por contaminación y perjuicios a la salud

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

La diputada Clelia Ávila se reunió con representantes de la comunidad de Makallé quienes denunciaron estar padeciendo desde hace años graves impactos sobre la salud de los vecinos debido a la contaminación producida por una fábrica de chapas de cartón impregnadas con brea.

La legisladora estuvo acompañada por el asesor en temas ambientas de la Cámara de Diputados Carlos Leoni.



Avila señaló que “A solicitud de la comunidad de Makallé nos hemos trasladado hasta aquí para escuchar el reclamo de os vecinos que están padeciendo serios problemas de salud debido a la contaminación que estaría produciendo una fábrica de chapas de cartón, precisamente sería ese proceso de impregnación con brea el que esta ocasionando complicaciones respiratorias, otorrinolaringológicos y trastornos estomacales”.



Agregó que: “También hay problemas de insalubridad dentro de la planta, ya que los obreros no cuentan con protección debiendo soportar el polvo producto del procesamiento del papel para la confección de las chapas”





HUMO TÓXICO

La legisladora relató algunos pormenores del caso “Esta fábrica esta instalada hace algunos años, pero hace dos traslado la olla y comenzó con el proceso de impregnación con brea en la localidad, el humo que produce ese tratamiento es lo que esta afectando seriamente a la población que ha elevado notas al intendente Svriz, al gobierno provincial, ha realizado exposiciones en la policía pero siguen sin tener respuestas por lo menos lógicas, ya que el subsecretario de Medio Ambiente Raúl Fernández le ha dado como solución que planten árboles que hagan de cortina y mientras los árboles crecen que se cierre la fábrica, una respuesta realmente descolocado e inviable”.



En tanto los pobladores manifestaron alta preocupación: “Hace 5 años que funciona en Makallé esta fábrica de chapas de cartón, pero hace dos año comenzaron los problemas cuando el propietario de la fabrica, el señor González comenzó con la impregnación de las chapas con brea, se sumergen en una batea con brea e inmediatamente genera olores nauseabundos, picazón de ojos, nariz y garganta y dolores de cabeza y problemas respiratorios”.



También recordaron que “la primera nota al intendente fue en julio de 2008 en la que los vecinos le pedimos que solucione el problema, luego el presidente del concejo nos muestra una nota de la subsecretaría de ambiente de abril de 2011 donde nos proponen soluciones que no tiene lógica, después el intendente nos dio su palabra que en 60 días solucionaría el problema trasladando la impregnación a otro lugar, el 20 de junio se cumplieron esos 60 días y se sigue impregnando”.



Finamente recordaron que el reclamo llegó a manos del propio gobernador Capitanich: “Vino a la fiesta por el aniversario del pueblo y le entregamos una carta que contaba este problema, pero nada se hizo y tampoco hemos tenido respuesta del gobernador”, finalizan los denunciantes.