Lunes, 26 Septiembre, 2011 - 18:15

A pesar del respaldo internacional al pedido argentino, el Reino Unido no quiere negociar por Malvinas

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

El Reino Unido ratificó hoy su negativa a sentarse a negociar con la Argentina en torno a la soberanía de las Islas Malvinas, tal como lo reclaman las Naciones Unidas y ayer lo hicieran por primera vez en la historia, los cancilleres del Grupo de los 77, más China. "Nuestra posición sobre las Falklands (Malvinas) es conocida. No tenemos dudas sobre nuestra soberanía de las islas", dijo un portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores británico.







Y agregó que "está basada en la autodeterminación, es decir que mientras los isleños quieran seguir siendo británicos, respaldaremos su posición".



Ayer, por primera vez en la historia, los 131 ministros de Relaciones Exteriores de los países miembros del Grupo de los 77 y China le reclamaron al Reino Unido que cumpla con los requerimientos de la comunidad internacional y reanude las negociaciones por la soberanía de las Islas Malvinas.



La Argentina encabeza actualmente ese cuerpo y el canciller Héctor Timerman presidió a fines de la semana pasada un encuentro con sus pares del nucleamiento en Nueva York.



El portavoz del Foreign Office destacó la "muy buena y productiva" relación que mantienen Reino Unido y Argentina en otros ámbitos, aunque relativizó la advertencia formulada por la presidenta Cristina Fernández la semana pasada ante la Asamblea General de la ONU sobre la posibilidad de suspender los vuelos a las Malvinas desde el Continente, si Londres no se sienta a negociar.



"Creo que el vuelo transporta actualmente a muchos turistas argentinos y personas relacionadas con gente que estuvo implicada en el conflicto en las islas, algo que vale la pena recordar, al igual que el hecho que los isleños desean coexistir pacíficamente con sus vecinos sudamericanos", agregó el vocero de Gran Bretaña.



La respuesta de Londres se conoció un día después de que por primera vez en décadas de reclamos presentados por la Argentina y varias resoluciones favorables de la ONU, los 131 ministros de Relaciones Exteriores de los países miembros del Grupo de los 77 y China le reclamaran al Reino Unido que cumpla con los requerimientos de la comunidad internacional y reanude las negociaciones por la soberanía sobre las Islas Malvinas.



La Argentina a través del embajador ante la ONU, Jorge Argüello, consideró ayer que "se trata de un claro paso adelante" el apoyo conseguido por el G77 y China.



El funcionario argentino aseveró que "el mundo en desarrollo mira con preocupación la extracción de recursos naturales" que Gran Bretaña, a la que consideró una "potencia colonial", todavía realiza "impunemente en las aguas del Atlántico Sur, sin más derecho que la prepotencia de su poderío militar".



La Declaración Final que el Grupo de los 77 y China adoptó por "aclamación", señaló ayer la "necesidad" de que el gobierno argentino y el Reino Unido "reanuden las negociaciones, de conformidad con los principios y los objetivos de la Carta de las Naciones Unidas y las resoluciones pertinentes de la Asamblea General, con el fin de encontrar, lo antes posible, una solución pacífica a la disputa sobre la soberanía en relación con 'La Cuestión de las Islas Malvinas'".



Según se difundió en un comunicado, el rechazo de Londres al diálogo "perjudica seriamente las capacidades económicas de la República Argentina".

El Grupo de los 77 y China instó a que ambas naciones "se abstengan de adoptar decisiones que entrañen la introducción de modificaciones unilaterales en la situación mientras las islas están atravesando por el proceso recomendado en las resoluciones de la Asamblea General".



"El margen de resistencia británico a cumplir con las decisiones de la Comunidad internacional se achica. Cabe ahora preguntarnos ¿hasta dónde Europa va a continuar acompañando la ocupación de Las Malvinas, sólo porque el Reino Unido no quiere despojarse de los territorios de ultramar conquistados por la fuerza?", enfatizó por su parte, Argüello.