Lunes, 26 Septiembre, 2011 - 07:05

Tras 28 años de gobierno radical, ganó este domingo el Kirchnerismo en Río Negro

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Con el 94.85% escrutado de 1340 mesas, el postulante del FpV, Carlos Soria, se convirtió anoche en el gobernador electo de esa provincia con una ventaja por más de 20 puntos sobre su principal rival y también kirchnerista, César Barbeito. Fue la última elección provincial antes de los comicios de octubre.

En el último comicio del calendario electoral antes de las elecciones generales del próximo 23 de octubre, Soria alcanzaba el 49,11%, seguido por el referente de la Concertación para el Desarrollo y elegido del gobernador Miguel Saiz, que llegaba al 35,93%.



Según datos oficiales, en la provincia votó alrededor del 77 % del padrón.



Tras 28 años de gobierno radical –pese a que en los últimos años fue un radicalismo K–, Soria, actual intendente de General Roca (la segunda localidad más importante de la provincia) rompió la racha en la provincia y cosechó un nuevo triunfo para el oficialismo nacional, en el último test antes de octubre.



Soria pidió anoche "a la comunidad" que lo "ayude a gobernar" y estimó que su triunfo se debió a un "cansancio moral" de la población respecto del actual gobierno radical.



"Depende de (el actual mandatario Miguel) Saiz que se mantenga la paz social. Tendría que haber hecho muchas cosas que no hicieron", criticó Soria.



El candidato a gobernador del Frente parala Victoria recibió anoche al ministro del Interior, Florencio Randazzo, que arribó a General Roca para sumarse a los festejos por el triunfo.



"A la comunidad le pido que me ayude a gobernar. Vamos a ser un buen gobierno", afirmó en declaraciones a radio Versión Sur, de Roca, desde su local partidario.



Luego interpretó que "existió un cansancio moral" en la población porque "a la provincia le ha ido muy mal" con Saiz, porque su gobierno ha "tenido muy malos funcionarios".



"No hemos tenido un gobernador, no hemos tenido una cabeza visible", afirmó.



Luego negó que tenga previsto despedir trabajadores estatales, tras manifestar sus quejas, durante la campaña, por los nombramientos que se habrían producido en las últimas semanas en la plantilla oficial.



"No estamos anunciando que vamos a echar a nadie", manifestó, aunque opinó que "la planta de funcionarios y los hijos (de estos), por dignidad, tienen que irse".



Además adelantó que se abocará "a ver la forma que entraron la cantidad impresionante de contratados y becados".



Entre sus prioridades, dijo, estará alcanzar un "acuerdo con los fruticultores que se estan cayendo del sistema" y ver de qué manera "los que estan dentro" continúan así.



En tanto, el radical derrotado Barbeito asumió "la responsabilidad" por el resultado electoral y señaló quee "somos respetuosos de la decisión del pueblo y reconocemos que Soria hizo una muy buena elección".



Junto a Saiz, Barbeito señaló que se pondrán a disposición de Soria para acompañarlo "en el Río Negro que viene".



Barbeito dijo estar "tranquilo" por haber "hecho el esfuerzo para trasmitir la propuesta" de su sector. Por el Frente parala Victoriacelebró la victoria el candidato a vicegobernador, Alberto Weretilneck.



"Es una responsabilidad enorme terminar con este ciclo de 28 años", expresó el dirigente, al hacer referencia a la permanencia dela UCR en el poder desde el retorno a la democracia y al nuevo período que encarará su sector a partir del 10 de diciembre.



Weretilneck destacó el apoyo en General Roca, Bariloche, Cipolletti y todo el alto Valle y consideró que la ventaja era irreversible.



"Estamos muy contentos y comprometidos con el futuro de la provincia", enfatizó el compañero de fórmula de Soria.



En declaraciones a la prensa, resaltó el acompañamiento del gobierno nacional y manifestó que su espacio "fundamentalmente interpretó el sentimiento de cambio de los ciudadanos".



Según consideró, la victoria del FpV es "un golpe muy importante", teniendo en cuenta que el radicalismo no pierde una elección provincial desde el retorno a la democracia en 1983.



"Siempre tuvimos el acompañamiento de la Presidencia", dijo Weretilnecky y resaltó que que "nunca existió" ese respaldo para Barbeito.



La legisladora Silvina García Larraburu resaltó el triunfo y el "importante respaldo", al tiempo que manifestó que habrá que trabajar para levantar la provincia porque -según dijo- estuvo "mal gestionada" durante 28 años.



"Hay una voluntad de cambio en Río Negro y lo ha manifestado en las urnas la ciudadanía", agregó la legisladora.



El candidato a legislador por la Coalición Cívica ARI, Darío Rodríguez Duch, a su vez resaltó: "Siempre vamos con candidaturas propias y nos jugamos, sabemos que tenemos que luchar contra escenarios polarizados, acá es donde más se produjo la polarización, por efecto de un gobierno, que está en situación de riesgo, después de 28 años".



Al admitir la derrota, señaló que el ARI estaba compitiendo por el tercer lugar enla Legislatura, junto al Partido Provincial Rionegrino, y Unidos por Río Negro, que hasta el momento están en una situación de bastante paridad.



La elección se desarrolló con normalidad, aunque Soria denunció la aparición de boletas del FpV adulteradas en su numeración.



El mandatario electo, que hasta el año pasado se mostraba distante de la Casa Rosada, fue jefe de la SIDE entre 2001 y 2002, durante la presidencia de Eduardo Duhalde.
Fuente: 
Infobae