Sábado, 24 Septiembre, 2011 - 09:48

El Gobierno nacional confirmó que no les darían más fondos
Tras el escándalo Schoklender podrían cerrar la Fundación Madres de Plaza de Mayo

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Es una posibilidad que analizan en la entidad, a cuatro meses de que salieran a la luz las maniobras del ex apoderado con fondos públicos destinados a la construcción de viviendas sociales. Analizan la situación contable y financiero, que puede poner en riesgo sus iniciativas y actividades. Y aclaran: Hebe de Bonafini seguirá a la cabeza de la Asociación Madres de Plaza de Mayo.



Según varias informaciones, las Madres de Plaza de Mayo estarían evaluando realizar modificaciones en la Fundación que llevan adelante desde hace años, entre las que no se descarta la posibilidad de poner fin a sus actividades.



Para ello, un grupo de abogados y contadores trabaja para resolver los contratiempos económicos de los que se responsabiliza al ex apoderado Sergio Schoklender y su hermano Pablo, y considera terminar con la organización desde la que gestionaron dinero provisto por el Estado para la construcción de viviendas sociales.



El pasado martes, el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández reconoció que el Gobierno no entregaría más dinero a la Fundación Madres de plaza de Mayo para construir viviendas. La eventual clausura de la organización sería otro paso a seguir que se suma a la creación del fideicomiso "Ni un paso atrás" y el traslado a las provincias y municipios de los planes que, hasta el escándalo, se manejaron por medio de la Misión Sueños Compartidos y contaban con cerca de 6.000 trabajadores.



El fideicomiso tiene por objetivo evitar el embargo por deudas y cheques impagos de los fondos que lleguen desde esas provincias y municipios por la venta de los paneles, cuya fábrica sí continuará bajo la órbita de la agrupación que lidera Hebe de Bonafini desde 1979.



El descalabro contable y financiero que provocó la pelea entre Bonafini y Sergio Schoklender es real, aunque la posibilidad de que la entidad cierre sus puertas no fue confirmada oficialmente.



En tanto, el gobierno estaría evaluando la posibilidad de entregar las obras de construcción de viviendas y hospitales a otras organizaciones sociales como la Evita, que lidera Emilio Pérsico y ya se encarga de la continuidad del proyecto Sueños Compartidos de Capital Federal y Rosario, aunque la idea sería diversificar las responsabilidades en distintos grupos y cooperativas para no generar concentración de poder.




Hasta ahora, la organización que conduce Hebe de Bonafini había recibido de la Casa Rosada más de 700 millones de pesos para ejecutar más de cuatro mil casas y centros de salud en varios distritos del país. Muchas no se terminaron. Otras no se empezaron. Los trabajadores quedaron en la calle. Y el Gobierno diseñó un plan para que el conflicto, que se destapó con las irregularidades del apoderado Sergio Schoklender, no se convierta en un infierno antes de las elecciones.



Hebe de Bonafini continuará como máxima referente de la entidad original, la Asociación Madres de Plaza de Mayo. La acompaña el puñado sobreviviente de 25 mujeres de entre 80 y 97 años -como la tesorera histórica, Juanita de Pargament- que aún marchan alrededor de la pirámide de la Plaza de Mayo cada jueves, al igual que en Tucumán, La Rioja, Mendoza o Mar del Plata, entre otras provincias y ciudades.



En su sede central de Hipólito Yrigoyen al 1500, frente a la Plaza del Congreso, las Madres continúan con las múltiples actividades que, pese al descalabro contable y financiero que les reprochan a los Schoklender, dan trabajo a cerca de 280 personas. Entre otras, su universidad popular -que comenzó en 2000 y desde 2010 entrega títulos oficiales con una matrícula de mil estudiantes-, el Espacio Cultural Nuestros Hijos (en la ex Escuela de Mecánica de la Armada), la librería, el jardín de infantes De los Abrazos y el café literario Osvaldo Bayer.



Madres abarca, también, el Centro de Estudios Económicos y Monitoreo de las Políticas Públicas -que dirige la ex ministra de Economía Felisa Miceli-, la radio AM 530, sus programas en Canal 7 y CN23 -de Sergio Szpolski y Matías Garfunkel- y, quizá, la imprenta
Fuente: 
s: Infobae y La Nación