Jueves, 22 Septiembre, 2011 - 12:53

La Policía ya sabe donde están Joana de 11 años y su hermana de 40 días
Se complica la situación judicial de los padres que habrían denunciado falsamente el robo de sus hijas

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Los padres de las nenas, Nélida Villalba y Sebastian Olivares quedaron imputados por el delito de “Supresión de Identidad de Menores”. Recordemos que ellos habían denunciado el secuestro de sus hijas de 11 años y 40 días, auque la Policía indicaba que sus investigaciones apuntaban a que las “habían vendido”.

La denuncia de Sebastian Olivares sobre el robo de sus hijas conmocionó la opinión pública. El hombre, de Colonia Tacuarí –Puerto Vilelas-,  señaló como responsables del hecho a una pareja de Santa Fe y además apuntó a un ex policía como intermediario.



En la denuncia, Olivares explicó que las menores fueron sustraídas el 5 de agosto, pero su padre realizó la denuncia casi un mes después. El caso contaba con el agravante de que junto con Joana, también habría sido secuestrada su hermana de sólo 40 días que aún no estaba anotada en el Registro Civil.



Al averiguar el accionar policial en torno al caso, DiarioChaco dialogó con Justo Mencia, jefe del Departamento de Trata de la Policía quien explicó que las investigaciones por la desaparición de la menor Joana Olivares y su pequeña hermana, indicaban que los padres habrían “vendido” las nenas a una pareja de Santa Fe, y arrepentidos por la transacción realizaron la denuncia como una “puesta en escena”.



Finalmente, luego del cruce de acusaciones entre los padres y la Policía, la Justicia se expidió y complicó la situación de los Olivares, ya que Fiscalía los imputó por el delito de “Supreción de Identidad de Menores” en el marco de la causa nº 27143/11 “Departamento de Lucha Contra Trata de Personas s/ eleva actuaciones”.



El parte judicial expresa: “La investigación comenzó de oficio luego de una llamada anónima recibida en la línea 102 por la cual se consignaba que en Colonia Tacuarí) la pareja habría entregado a dos de sus hijos, un bebe de dos meses de edad y una nena de 11 años aproximadamente a un matrimonio que por comentarios de los vecinos serían de la provincia de Santa Fe".



Luego de la denuncia, “la unidad policial perteneciente a la zona, inició la investigación del caso en la zona de residencia de la familia Olivares-Suárez, se entrevistó  con personas de Colonia Tacuarí, quienes confirmaron que la familia tendría siete hijos de ambos sexos, y que se comentaba que habrían dado en adopción a su hija mayor, aun matrimonio de Santa Fe, agregando además que habían visto a Liliana Suárez embarazada, pero que al bebé no se lo observaba.

Supuestamente, la entrega de la menor la habrían realizado a un matrimonio de Santa Fe, para la joven siga estudiando hasta fin de año, suscribiendo la autorización a través del juzgado de paz de Resistencia, además se tomó conocimiento que Liliana Suárez había dado a luz a una niña dos meses atrás” explican las fuentes judiciales.



En consecuencia, el juez de Garantías Nº 2, Emiliano Alvarenga, ordenó sendos allanamientos el 30 y 31 de agosto en la vivienda familiar de la pareja y en el Sanatorio Palacio, donde se secuestró documentación de importancia relacionada con el caso.



Por último la fiscal señaló que la causa se encuentra en pleno trámite de investigación y que, hasta el momento, no se dictó resolución alguna.