Jueves, 22 Septiembre, 2011 - 09:20

Correo de nuestros lectores
"No renuncio, ni me callo"

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

La Alianza anticomunista argentina, más conocida como triple A me condenaba a muerte a través de un panfleto distribuido en todo el Chaco a los 16 años.

Antes de cumplir 20 años, la misma organización terrorista hacia una “ratonera” esperándome por mas de una semana en la casa de mis padres, ubicada en pleno centro de la ciudad de Resistencia con el objeto de asesinarme, todo por mi Militancia en la Juventud Peronista, fui perseguido, torturado y encarcelado por la dictadura durante mas de 7 años y medio de mi vida. Todo ello, reitero, por mi militancia peronista.



Regresada la democracia y recuperada mi libertad, seguí dedicando plenamente durante las 24 horas, mi vida a la militancia política, fui recompensado por la inmensa mayoría de la dirigencia y militancia peronista con un lugar de privilegio en la consideración política de aquellos que elegí como compañeros de militancia entre los que incluyo a mi compañero y amigo el actual gobernador del Chaco Jorge Milton Capitanich.



Hace pocos días, la Cámara de Diputados de la Provincia del Chaco, me honrró, designandome como integrante del Comité en Contra de la Tortura de la Provincia del Chaco, lo que orgullosamente considero otro desafío militante, y también un reconocimiento a mi lucha de toda la vida en defensa de los derechos humanos.



En día de ayer, una horda de patoteros y delincuentes dirigida por Pascual Omar Trinidad (ex candidato a Intendente de la Localidad de las Palmas) y Eugenio Rodríguez ( alias “Papote”) irrumpieron en la Regional Educativa de las Palmas, golpeando a los docentes que allí se encontraban, y en especial a mi ex compañera de vida, la profesora Norma Edith Suárez, profiriendo amenazas de muerte hacia su persona, los militantes de la Agrupación Política que yo dirijo, e incluso, como obra en la Justicia mis hijos fueron amenazados de muerte posteriormente se transladaron a varios domicilios particulares entre ellos el mio amenazando de muerte y golpeando a los habitantes.



Ni la Dictadura , ni las mas crueles torturas, ni nadie han logrado jamás callar mis convicciones mas profundas de Igualdad y lucha sin cuartel contra delincuentes y mafiosos contra el lavado de dinero y el narcotráfico, temas de los que seguramente vamos a estar hablando en los próximos días, mucho menos van a intimidarme tres o cuatro delincuentes.



La Paz Social se construye sobre la verdad y la Justicia , no sobre la Concesión a los delincuentes, hoy mas que nunca Reafirmo nuestra pertenencia al proyecto nacional y popular que encarna la presidente de los argentinos Cristina Fernandez de Kirchner y en la provincia el Gobernador Jorge Milton Capitanich.



El unánime repudio del pueblo de Las Palmas a estos vandálicos hechos no hace más que fortalecerme en mi convicción de que no debemos dejar en manos de estas delesnables patotas a la comunidad de Las Palmas, en la que voy a seguir desarrollando mi vida en forma absolutamente normal junto a mis hijos y voy a seguir aportando desde mi militancia peronista todo lo que este a mi alcance para lograr el engrandecimiento de mi pueblo



Voy a enfrentar políticamente en todos los ámbitos de debate Institucionales y Públicos y Jurídicos la mas remota posibilidad de que los vandálicos hechos ocurridos en la localidad de las Palmas queden sin el justo y merecido castigo político y judicial.



La condena social ya la tienen, ahora vamos a profundizar en el marco de la justicia las decenas de denuncias por amenazas de muerte que han recibido los pobladores de mi pueblo e incluso los medios de comunicación. Ninguna causa, justifica la inacción en este sentido.



Soy un hombre de profundas convicciones y estoy convencido de la valía de mis actos, por lo tanto si bien mi renuncia al cargo de director de Área de Frontera como corresponde, esta a disposición del Gobernador de la Provincia, en lo personal no renuncio ni voy a renunciar, hacerlo seria actuar con miedo a las patotas, y el miedo no es una palabra en mi vocabulario.



(*) Jefe  Área de Frontera