Miércoles, 21 Septiembre, 2011 - 09:16

Ocho años sin Cristian Schaerer

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Hubo siete condenados con penas ejemplificadores; en tanto que otros seis imputados fueron absueltos en dos juicios llevados a cabo en 2007 y 2009 por la Cámara Federal Criminal.

Hace ocho años una banda compuesta por delincuentes que se movilizaban -algunos aún se mueven- con total impunidad por el Brasil, el Paraguay y la Argentina secuestró al estudiante Cristian Schaerer, de 21 años, cuando regresaba a su casa del barrio Las Tejas, de Corrientes.

Desde entonces el destino que corrió la víctima es un verdadero enigma ya que se convirtió en uno de los desaparecidos de la actual democracia.



Cristian la noche del 21 de septiembre de 2003 visitó a su madre por Yrigoyen al 1.000 y luego de intercambiar unas pocas palabras decidió regresar a su casa del barrio Las Tejas, sin advertir del fatídico destino que le aguardaba.



Al llegar a la puerta de su hogar, por Ushuaia al 1.800, bajó del auto para abrir el portón y tres sujetos con armas de grueso calibre le apuntaron.



Uno de ellos empuñaba un FAL. Vecinos que pensaron que se trataba de un robo intentaron en vano de intervenir ya que una contundente amenaza los detuvo en seco. Llamaron de todos modos a la Policía, que al llegar sólo encontró al Mercedes Benz, con las llaves puestas.

Pasaron unos pocos minutos cuando vecinos de Gutenberg y Las Heras alertaron a la Policía de que un jovencito era cambiado a otro auto. Abandonaron allí un Fiat Duna blanco, para subir a un Chevrolet Corsa modelo Wind, con el que lo sacaron de la ciudad con total impunidad.



A esa hora el día 21 y pese al alerta de la red interna policial, escaparon con tranquilidad y hasta pagaron el peaje en la casilla de Riachuelo, según consta en el expediente.

Los patrulleros sólo hallaron al Fiat Duna que tenía las numeraciones limadas y sin indicios de poder rastrear su origen. Adentro quedó una ojota de Cristian, algunos objetos pequeños y hasta una gorra de la Policía provincial.



La investigación determinó que fue llevado a un galpón abandonado de las afueras de Saladas donde estuvo cautivo unos pocos días antes de ser conducido hasta Paso de los Libres.

Volvieron a cruzar por "controles" policiales como si nada.

En la fronteriza ciudad, el joven secuestrado fue cruzado hacia Uruguayana, donde otra vez lo mantuvieron encerrado. Allí fue alzado a una canoa para atravesar nuevamente en río Uruguay y desde entonces el destino de Cristian Schaerer se diluyó para los investigadores.

La causa avanzó con pistas muy firmes que derivaron en condenas y absoluciones luego de dos juicios orales, llevados a cabo por la Cámara del Crimen Federal de Corrientes.



RESCATE



Los primeros tres meses fueron los más esperanzadores para la familia porque mantuvieron contacto con los secuestradores quienes pretendían cobrar una fuerte suma de dinero por la devolución sana y salva de la víctima.



Hasta hubo una desgarradora prueba de vida en ese tiempo.



Luego de muchas idas y venidas la transacción condujo a Pompeya Gómez, madre de Cristian, hasta Ciudad del Este, Paraguay, donde pagó 277 mil dólares a los miembros de la banda criminal. Fue el 8 de noviembre de 2003 y pese a ello jamás liberaron a la víctima.
Fuente: 
Radio Sudamericana