Martes, 20 Septiembre, 2011 - 06:48

Corrientes
Se escapó de un prostíbulo y en la Comisaría reconoció a varios "clientes"

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Se trata de una paraguaya de 27 años, quien se fugó el viernes pasado de prostíbulo de Goya. Afirmó que en la dependencia policial vio rostros conocidos, a quienes los ubicaba como visitantes del lugar de citas. Denunció que era amenazada y que le pagaban sólo 100 pesos.

Una joven paraguaya de 27 años denunció los malos tratos que recibía en un prostíbulo goyano, donde la mantenían como "esclava sexual", según advirtió ayer la ONG Infancia Robada, que preside la monja Martha Pelloni.



La víctima llamada Rosalía logró escapar del prostíbulo "La Pantera", de Villa Orestina, en Goya, el pasado viernes 16 de septiembre y ante el organismo contó su triste experiencia.

La mujer, quien es madre de dos niños en el Paraguay dijo antes de viajar que "nunca te podés acostumbrar a regalar tu cuerpo", con lo cual resumió su decaído estado de ánimo y el manoseo que sufrió.



Desde la red social indicaron que "un llamado telefónico anónimo al Foro de Infancia Robada pedía ayuda para dos jóvenes paraguayas que lograron escapar en la madrugada del 16 de septiembre del prostíbulo "La Pantera". Lo hicieron por los techos del mismo", indicaron.

"Una de ellas, Rosalía, de 27 años, se presentó ante la Comisaría de la Mujer para hacer la denuncia por engaño y malos tratos.



Rosalía afirmó que cuando estában en dependencia de la Federal, vio a "varios policías que pasaban y saludaban, los conocía del prostíbulo", les habría relatado.



"El discernimiento de la realidad vivida nos lleva siempre a la misma conclusión. ¿Los prostíbulos pagan a la Policía para funcionar ilegalmente?, manifiestan desde esa Fundación.





"Rosalía  con miedo desconfiaba y temía a la dueña del prostíbulo; una mujer llamada Michel, brasilera casada con un militar", indicaron las colaboradoras de la red solidaria.



También explicaron que,  "de las seis chicas paraguayas que tiene el prostíbulo, ella era la única que exigía sus derechos de pago ($10.000) dado que le pagaban $100 por prostituyente atendiendo algunos días hasta 7 proxenetas".





La Red  Infancia Robada advierte que "si los prostíbulos están prohibidos en la Argentina ¿Por qué ante este hecho la Policía Federal no clausuró inmediatamente La Pantera?



¿Qué demora debe existir ante la denuncia de una esclava del sexo comercial y el allanamiento del local? ¿Cuánto más si debieron saltar por los techos para fugarse?", cuestionan.





A Rosalía la atendieron en la "Casa de Acogida" y le pagaron el pasaje al Paraguay donde finalmente volvió a encontrarse con su familia.
Fuente: 
Radio Sudamericana