Martes, 20 Septiembre, 2011 - 07:26

Buenos Aires
Tiroteos y heridos durante la jornada de paro y protesta de la línea 60

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

El nuevo paro, iniciado ayer por tiempo indeterminado, entre los trabajadores de la línea 60 se vio signado por incidentes y cruces entre los choferes que derivaron en enfrentamientos que incluyeron disparos y golpes con bastones en la cabecera de Ingeniero Maschwitz.

En un video exclusivo, se puede escuchar los primeros disparos dentro de la estación en la zona norte de la provincia de Buenos Aires. Luego se ve correr al menos a tres hombres, armados con cachiporras y palos.



Minutos más tarde, se puede ver cómo salen desde uno de los edificios del predio dos trabajadores ensangrentados con golpes en la cabeza. Mientras, en otro sector del predio se trenzaban a golpes de puños trabajadores una interna gremial.



EL PARO

Se inició ayer un paro por tiempo indeterminado para reclamar una deuda de haberes y denunciar "amedrentamientos" a miembros de la nueva comisión gremial interna, decisión que derivó en incidentes y enfrentamientos en las cabeceras.



En tanto, el Ministerio de Trabajo citó anoche a las partes para hoy a las 10, en la sede de la cartera laboral, a fin de destrabar el conflicto que afectó a unos 250.000 pasajeros que utilizan a diario esa empresa de colectivos. "Si tenemos que ir a Trabajo, iremos, pero no para firmar una nueva acta de compromiso sino a buscar soluciones concretas. Mientras tanto, el paro no se levanta", advirtió el delegado Angel Perticaro, en declaraciones a la agencia DyN.



"No queremos que sea una reunión más de cortesía, sino que el Ministerio y la CNRT hagan cumplir la ley, y que la empresa deje de mandarnos gente para apretarnos, porque si no, el plan de lucha continuará", agregó.



La huelga comenzó ayer al mediodía, pero la medida de fuerza alrededor de las 6, con un quite de colaboración y la posterior declaración del "estado de alerta y asamblea permanente", tras conocerse que el auto del delegado Néstor Marcolín fue incendiado en la puerta de su casa.



"El paro no se levanta hasta tanto no nos den una solución concreta a nuestros reclamos, se reconozca al cuerpo de delegados y termine la agresión de la patota empresarial a los trabajadores", advirtió Marcolín.



La continuidad del plan de lucha se decidió ayer en una asamblea de trabajadores en la terminal que la línea 60 tiene en el barrio porteño de Constitución, cuyo acceso fue bloqueado para impedir la salida e ingreso de las unidades.



Allí también se produjeron incidentes entre los choferes que mantienen el paro y un grupo de personas que irrumpió en los talleres con la intención de "romper la medida de fuerza", advirtieron los nuevos delegados.



"Estos no son personal de la empresa ni choferes sino contratados. Vienen con armas, son la patota de DOTA", dijo a la prensa el delegado Silvio Esponda, en medio de forcejeos y empujones. El representante de los trabajadores también aseguró que más temprano "una patota armada atacó a choferes desarmados" en la cabecera de Ingeniero Maschwitz y fuentes policiales precisaron que allí se decomisaron armas de fuegos y cuchillos.



Marcolín definió como "una señal de amedrentamiento" el incendio a su vehículo, cuyas primeras pericias determinaron que "no fue casual sino intencional", y responsabilizó del hecho a "una patota" que vinculó con los propietarios de la empresa de colectivos.



"La empresa no cumplió el pago de las sumas adeudadas y desconoce al cuerpo de delegados, pese a que fuimos votados por amplia mayoría en agosto pasado, pero la situación se agravó cuando una patota nos amenazó de muerte con armas. Estamos esperando que la Justicia actúe", dijo Marcolín.



El delegado reiteró que esta madrugada fue incendiado su auto Ford Taunus mientras estaba estacionado en la puerta de su casa, por lo que radicó la denuncia en la comisaría 26 del barrio porteño de Barracas.



"Responsabilizamos a la empresa que, supuestamente, vino contratando 'patovicas' en vez de choferes que trabajen dignamente", sostuvieron los sindicalistas al decidir la medida de fuerza.



El delegado Ángel Perticaro dijo que "el jefe de bomberos a cargo del operativo para apagar el fuego aseguró que el incendio no fue casual".



El paro se enmarcó, además, en un conflicto que los 1.340 trabajadores mantienen desde junio de 2010 con la empresa MONSA y sus nuevos accionistas mayoritarios, el grupo DOTA, por sueldos mal liquidados, atrasos en el pago de salarios y el reconocimiento de los delegados.



El conflicto incluyó bloqueos de tránsito, paro de actividades, huelgas de hambre y marchas de los trabajadores, además de la instalación de una carpa frente al Congreso y múltiples reuniones en la cartera laboral a cargo de Carlos Tomada.



La medida de fuerza y el conflicto interno afectó a unos 250.000 pasajeros que utilizan a diario los servicios de la línea 60, que une con 17 ramales el barrio porteño de Constitución y los partidos bonaerenses de Escobar y Tigre.
Fuente: 
TN