Lunes, 19 Septiembre, 2011 - 18:53

Lo que "dijo" el cadáver de María Marta

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

María Marta García Belsunce fue golpeada por alguien que llevaba un anillo de plata y luego le dispararon un balazo que rebotó en el cráneo (el "pituto") y un segundo tiro que la hubiera matado si hubieran esperado.

"Con ese tiro María Marta cayó al suelo. Como dijo aquí un forense, si hubieran esperado un poco más se moría sola.



Pero le aplicaron cuatro tiros más a corta distancia y todos juntos, que le provocaron lesiones sangrantes, algo que tiene directa relación con el cambio de ropa al cadáver que realizó Guillermo Bártoli".



Así se desprende de la reconstrucción que hizo la fiscal Laura Zyseskind al momento de los alegatos contra un grupo de acusados del encubrimiento del crimen.



Para el Tribunal de Casación bonaerense, el viudo Carlos Carrascosa mató a su esposa (porque mintió sobre su coartada), y habría contado con la colaboración de un hombre y una mujer.



El ex fiscal Diego Molina Pico -hoy sometido a jury- y sus seguidores apuntaron contra Bártoli e Irene Hurtig. Pero a Bártoli ya lo estaban investigando por encubrimiento (y no se podía acusarlo de homicidio a la vez) mientras que Irene nunca fue directamente acusada ni se la interrogó como sospechosa.

Todavía, a casi nueve años del hecho, la Justicia no ha dado una explicación sobre por qué mataron a María Marta.



En la casa se encontraron manchas de sangre cuyos ADN nunca pudieron identificarse.

La fiscal Zyseskind minimizó hoy la falta de dueños de esas huellas. "Llama la atención que ni siquiera le dio positivo (el ADN) a Carlos Carrascosa que vivía ahí", deslizó la funcionaria.



Y además agregó: "Pero si hubiera dado positivo tampoco hubiera servido de algo. Porque no se tomó sobre la escena del crimen sino donde se halló el cadáver".

Aunque no era el objeto de este juicio determinar quién la mato, la Fiscalía explicó hoy en su alegato como fue la mecánica del homicidio, de acuerdo a las conclusiones de la autopsia y los forenses.



María Marta tenía "lesiones secundarias hechas en vida" y en una de las heridas se halló una partícula de plata, que permite hacer pensar que "alguna persona que la golpeó llevaba joyería que llevaba plata". 



En la cabeza, la socióloga tenía una fractura con hundimiento de cráneo que fue producido por uno de los proyectiles, el segundo, disparado por un revólver calibre 32 largo.

"El primer disparo rebotó y no logró impactar", dijo la fiscal aludiendo así al supuesto "pituto" encontrado debajo del cadáver y que fue lanzado al inodoro.

"Con el segundo, por encima del oído, se provoca la fractura. Pero le aplicaron cuatro tiros más a no más de 50 centímetros y todos juntos", señaló. 



La víctima tenía una fractura de costilla "post mortem": fue producto de las maniobras de resucitación que hizo el médico Juan Gauvry Gordon, imputado, y que demuestran que la socióloga ya estaba muerta. 



DyN