Lunes, 19 Septiembre, 2011 - 10:15

No tenía contacto con la civilización
Encuentran a un joven que vivía aislado en el bosque de Alemania

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Tiene entre 17 y 18 años. Dice haber vivido los últimos 5 en un bosque sin contacto con la civilización. No recuerda su vida anterior. Para hallar un caso similar en Europa, hay que remontarse al 1700.

Fue encontrado en Berlín hasta donde llegó luego de deambular durante dos semanas y con ayuda de una brújula. Se presentó el 5 de septiembre en la recepción de la municipalidad, llevando como equipaje una carpa, una bolsa de dormir y ropa de invierno. Dijo llamarse Ray.



Hablando un mal alemán, relató que había vivido esos cinco años en el bosque en compañía de su padre. Al morir éste, lo sepultó y echo a andar en dirección de la capital alemana.



Como Ray es anglófono, las autoridades germanas han solicitado la cooperación de la Interpol y de la policía británica para establecer la identidad del joven.



El adolescente relató, también, que su madre, Doreen, había muerto hacía cinco años en un accidente de tránsito.



Es un muchacho alto, rubio, de ojos azules y que no luce enfermizo. Dijo que él y su padre dormían en cabañas o en agujeros cavados en el piso. El día que encontró muerto a su padre, decidió salir del bosque, al parecer siguiendo el consejo que éste le había dado una vez: que si algo le pasaba, debía caminar siempre hacia el norte.



Su relato es un misterio que la policía alemana busca esclarecer. De momento, aunque increíble, la historia es probable, dicen las autoridades. "Nada indica, por el momento, que (Ray) no esté diciendo la verdad", dijo uno de los investigadores a la prensa alemana. "Muchos elementos señalan que no es originario de Alemania", señaló un vocero de la policía.



El muchacho ha sido ubicado en un centro de acogida para menores y puesto bajo tutela de justicia. Su foto fue transmitida a Interpol, pero, por ahora, no será publicada. Sólo se apelaría al público en una segunda instancia, si no logran encontrarlo entre los registros de niños británicos desaparecidos. La policía también intenta ubicar el sitio donde Ray dice haber sepultado a su padre.





Para encontrar un caso similar en Europa, hay que remontarse al siglo XVIII. En efecto, este misterio recuerda al narrado en la película francesa El pequeño salvaje (L'Enfant sauvage - foto relacionada). Dirigido por François Truffaut, el filme que se estrenó en 1970 está inspirado en la historia de un niño que en 1790 fue encontrado por cazadores en los bosques de Francia, cerca de Toulouse, donde aparentemente había pasado toda su niñez.





Pero Víctor de Aveyron, bautizado así por el nombre del bosque en el que fue hallado, nunca pudo reintegrarse plenamente a la civilización. Posiblemente abandonado en el bosque a edad muy temprana, sobrevivió de milagro y adquirió hábitos similares a los de los animales del entorno en el cual creció. Tenía entre 9 y 10 años cuando fue hallado. Pese a los esfuerzos del doctor Jean Itard, que durante 5 años intentó reinsertarlo en la sociedad, Víctor no logró aprender el lenguaje humano ni expresar sentimientos similares a los de sus pares. Al punto que su tutor llegó a preguntarse si no habría sido mejor dejarlo en el bosque. Nunca pudo saberse si su retraso mental se debía al aislamiento en que se crió o si era innato y fue la causa de su abandono.