Lunes, 19 Septiembre, 2011 - 07:21

García Belsunce: comienzan los alegatos

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Los alegatos en el juicio oral y público por el encubrimiento del crimen de María Marta García Belsunce, ocurrido en 2002 en un country de Pilar, comenzarán este lunes. Si la fiscalía pide la detención de algunos de los imputados, el veredicto podría conocerse el mismo día.

Los imputados son tres familiares de la víctima, el cuñado Guillermo Bártoli (49), el hermano Horacio García Belsunce (h) (62) y el hermanastro John Hurtig (46), así como el médico Juan Gauvry Gordon (44), la masajista Beatriz Michelini (54)y el vecino Sergio Binello (58).



Según el cronograma dispuesto por el Tribunal Oral en lo Criminal 1 de San Isidro, el lunes a las 10 iniciarán sus exposiciones los fiscales Laura Syseskind, Leornardo Loiterstein y Daniel Márquez, que podrían extenderse por cerca de tres horas, dijeron a Télam fuentes judiciales.



Los representantes del Ministerio Público darán a conocer si acusan o no a todos los imputados del encubrimiento agravado del homicidio, que prevé una pena de entre 1 y 6 años de prisión, e incluso si piden la detención inmediata de algunos de ellos, si consideran que existe peligro de fuga.



Luego, la intención de los jueces es pasar a un cuarto intermedio hasta el miércoles para que comiencen a alegar los defensores de los seis acusados y que al término de cada uno, se haga un receso de dos días.



Pero como los fiscales, al finalizar su alegato, podrían solicitar al tribunal un adelantamiento del veredicto, es decir, si es condenatorio o absolutorio, ese cronograma se alteraría totalmente porque esto debe resolverse después de que terminen de exponer los defensores.



Según explicó un vocero judicial a Télam, la presidencia del tribunal, en este caso a cargo de la jueza María Elena Márquez, tiene la facultad de resolver cómo continúa el desarrollo del juicio, más allá de los planteos que seguramente harán los abogados defensores.



El juicio que llevan adelante los jueces Marquez, Alberto Ortolani y Ariel Introzzi Truglia ventila el presunto encubrimiento en que incurrieron familiares y otros imputados el 27 de octubre de 2002, cuando Belsunce fue asesinada de cinco balazos en la cabeza en su casa del country Carmel de Pilar.



La versión familiar es que creyeron que la víctima se había resbalado en la bañera y se había golpeado la cabeza contra las canillas, pero tras una autopsia se determinó que había sido un homicidio.



El orden de los defensores para alegar y las imputaciones a cada procesado son los siguientes:



- Roberto Ribas y Eduardo Ludueña. Abogados de Michelini, masajista de María Marta, acusada de limpiar con lampazo, agua y lavandina la escena del crimen.



- Marcelo Riguera: Abogado de Hurtig, hermanastro de María Marta. Acusado de arrojar "bala-pituto" por el inodoro de la casa, tras una supuesta reunión con otros familiares en la que discutieron qué era un "pedazo de metal" hallado debajo de la mujer.



- Gabriel Becker: Abogado de Juan Ramón Gauvry Gordon, el primer médico de ambulancia en llegar a la casa. Acusado de avalar la teoría de que María Marta había resbalado en la bañera y caído contra las canillas, ordenar a Michelini que limpiara la escena del y no hacer la denuncia policial por muerte violenta.



- Carlos Caride Fitte: Abogado de Binello, vecino del Carmel. Acusado de ordenar al entonces presidente del country Carmel y a la guardia que no ingresaran los patrulleros y, si era necesario, que "pagaran" para ello.



- Adrián Murcho: Abogado de Horacio García Belsunce (h). Acusado de haber llamado al comisario Angel Casafús para que le "sacara a la Policía de encima" y de pedir que no ingresaran los patrulleros al country. También se lo señala como presente al momento de tirar la bala.



- Alejandro Novak y Eugenio Blanco: Abogados de Guillermo Bártoli, cuñado de la víctima. Se lo acusa de gestionar y obtener un certificado de defunción falso en el que constaba que María Marta había muerto de un paro cardiorrespiatorio no traumático en Capital Federal, cuando en realidad había sido asesinada a balazos en Pilar.



También se le reprocha pedirle a Michelini y a dos mucamas limpiar la escena del crimen, movilizar el cuerpo de María Marta, cambiarle su ropa y ordenar tirar un pantalón manchado del viudo Carlos Carrascosa, quien actualmente cumple prisión perpetua acusado de haber sido coautor del crimen.
Fuente: 
Télam