Lunes, 12 Septiembre, 2011 - 17:58

Schoklender asumió su propia defensa y pide que sea apartado de la causa el abogado de Madres

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

El ex apoderado se presentó esta mañana en el juzgado federal 5 de Norberto Oyarbide y dejó el escrito en el que solicitó constituirse como autodefensor, tras la renuncia de los letrados que lo asistían. Luego ratificó ante la jueza María Servini de Cubría una denuncia contra el abogado de las Madres, Matías Fachal, por presunto "incumplimiento de los deberes de funcionario público".

En tanto, el abogado Ricardo Monner Sans pidió hoy que se investiguen los dichos públicos de Schoklender, quien afirmó que las Madres financiaron las precampañas electorales del kirchnerismo en la Ciudad de Buenos Aires, informaron fuentes judiciales.



Fachal fue aceptado en la causa como querellante por las Madres, lo que le permite ser parte del expediente, pero Schoklender objetó que el abogado asumió ese rol cuando también es jefe del área de Control Comunal de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires y, consiguientemente, incurriría en incompatibilidad al ejercer las dos funciones.



El planteo del ex apoderado fue rechazado por el fiscal Jorge Di Lello, que consideró que Fachal en "el ejercicio de su profesión en el marco del poder otorgado por la Fundación no son actos relacionados con su competencia funcional en la Defensoría ni ha obtenido dicha designación beneficiándose a partir del cargo que reviste en el órgano autónomo".



También sostuvo que "la Fundación no es proveedora de la Defensoría", y que Fachal representó a las Madres "en otras causas judiciales sin haberse objetado la compatibilidad para ejercer esa función". Ahora será Oyarbide quien debe resolver el planteo y también si mantiene el secreto de sumario en la causa, que vence mañana.



Schoklender denunció en distintas entrevistas a las Madres por presunto lavado de dinero con cuentas bancarias en la Caja de Asturias, en España, por dos millones de euros, lo que fue rechazado por Hebe de Bonafini.



También señaló que Madres financió la precampaña a jefe de Gobierno porteño del ministro de Economía, Amado Boudou, mediante la impresión de afiches sobre lo que dijo que presentó facturas en la Justicia.



Por esa denuncia, el abogado Monner Sans, presidente de la Asociación Civil Anticorrupción, presentó un escrito ante la jueza con competencia electoral, Servini de Cubría, y el fiscal Di Lello, para que se la investigue. "Sería formidable que el Sr. Fiscal Federal y/o la Jueza Electoral -María Romilda Servini de Cubría- ya hayan dispuesto lo pertinente para conocer si es exacto lo que el aludido sujeto Schoklender ha sostenido respecto de que 'Madres' ha financiado campañas electorales", sostuvo en su escrito.



El pasado fin de semana, el ex apoderado concedió varias entrevistas asegurando que se decidió a hablar porque, según él, existe la "decisión política" de detenerlo por las supuestas irregularidades en la construcción de viviendas, y aseguró que no se fugará y va a "dar la cara".



A la vez, anunció que el jueves próximo concurrirá al Congreso a una reunión convocada por legisladores opositores, para exponer sobre denuncias contra varias funcionarios del Gobierno nacional.



Schoklender y su hermano Pablo, también ex apoderado de la Fundación, están acusados del presunto desvío de los fondos que el Estado enviaba a la entidad para la construcción de viviendas. La Justicia investiga si ese dinero era utilizado por los acusados para comprar bienes, como yates y aviones.

La maniobra se habría realizado a través de varias empresas, entre ellas Meldorek S.A., que firmó contratos de construcción con las Madres, de la que Sergio Schoklender habría tenido el 90 por ciento de las acciones. También está imputada otra decena de personas, todos directivos de esas empresas y allegados a los Schoklender.



Schoklender estudió abogacía en la cárcel de Villa Devoto y se graduó mientras purgaba condena a prisión perpetua por el homicidio, el 30 de mayo de 1981, cuando tenía 23 años, de sus padres Mauricio Schoklender y Cristina Silva Romano junto a su hermano Pablo, de 20 años, en la casa familiar del barrio de Belgrano.



Fuente: DyN