Lunes, 12 Septiembre, 2011 - 08:04

Advierte que seguirá hablando
Schoklender afirma que existe la "decisión política" de detenerlo

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

El ex apoderado de la Fundación Madres de Plaza de Mayo, Sergio Schoklender, afirmó hoy que existe la "decisión política" de detenerlo por las supuestas irregularidades en la construcción de viviendas del Plan Sueños Compartidos, pero aseguró que no se fugará y va a "dar la cara".

Por otra parte, anunció que el jueves próximo concurrirá al Congreso, a una reunión convocada por legisladores opositores, para exponer sobre denuncias contra varias funcionarios del gobierno nacional.

Durante una entrevista que brindó esta noche al canal América, Schoklender aseguró que su intención no era avanzar en sus declaraciones en torno a lo ocurrido con el plan de viviendas en este momento.



"Pero me llega la información de que la decisión política es detenerme bajo cualquier figura, entonces me pareció lo más razonable venir y hablar", explicó.

Cuando se le preguntó si tolerará un posible regreso a prisión, luego de los años que pasó en la cárcel por el crimen de sus padres, respondió afirmativamente.



"Me banco cualquier cosa porque tengo la conciencia tranquila, porque jamás toqué un peso de las Madres y lo que hice fue darle dignidad y trabajo a más de 6 mil familias", manifestó.

Luego admitió tener "muchas cosas más para decir" en torno de posibles irregularidades vinculadas con funcionarios del gobierno, pero admitió que no lo hará "hasta que no tenga las pruebas para decir 'esta es la firma, el número de cuenta, esta es la plata'".

"Prefiero esperar, no para extorsionar a nadie", manifestó.



Admitió vivir esa posibilidad con "miedo, con angustia y con dolor".

Aún así "yo no me voy a fugar, voy a dar la cara, voy a hablar siempre de frente", dijo.

Más temprano, el ex hombre de confianza de la presidenta de la Asociación de Madres de Plaza de Mayo, además, negó que Hebe de Bonafini haya cerrado las cuentas que tenía en el banco de Asturias.



"Están abiertas y Hebe tiene dos tarjetas de crédito operativas", dijo en una entrevista que concedió al diario Perfil.



Schoklender señaló que se propone "exigir que se haga pública toda la documentación que tiene el juez (Norberto) Oyarbide", a quien le entregó "una carpeta con las cuentas de las Madres en el exterior y los retiros de dinero hechos por Hebe en Buenos Aires". "Las Madres dicen que las cuentas están cerradas. Es mentira. Están abiertas y Hebe tiene dos tarjetas de crédito operativas de esas cuentas", precisó.

Por su parte, calificó con dureza al secretario de Obras Públicas, José López, y pidió que el Congreso intervenga esa área de gobierno y el Ministerio de Planificación Federal, a cargo de Julio de Vido.

Schoklender afirmó que hasta sus revelaciones "nadie se animó antes a tocarle el culo a José López", porque "los empresarios saben que se quedan sin obras y los intendentes y gobernadores se quedarían sin aportes para obra pública".



En tanto, agregó que la presidenta Cristina Fernández "es una estadista de primera, pero hay áreas del gobierno que hay que desratizar". Al respecto, opinó que "es un exceso que De Vido tenga la facultad de manejar discrecionalmente partidas".



Schoklender indicó que López "tiene que ser investigado por la Justicia", donde ya "tiene causas abiertas que ahora están guardadas". Además, acusó al funcionario de haber querido que "fracase" la fundación Sueños Compartidos "porque no podía manejar el presupuesto y porque el proyecto ponía en evidencia al Plan Federal de Viviendas que él controla, y donde los costos son mucho más altos que los que trabajábamos nosotros". Schoklender dijo que "Néstor (Kirchner) era el que le daba el valor a esta obra", y sostuvo: "Néstor nunca hubiese permitido que pasara todo esto".



"Hubiera salido a defender el valor de este programa de viviendas y no hubiese permitido que la Fundación entrara en default porque no nos actualizaban los costos de construcción según la inflación real". El ex apoderado tomó distancia de la denuncia de uno de sus allegados, quien había dicho que el ministro de Economía, Amado Boudou, habría tenido la intención de "comprar acciones de Meldorek", la empresa constructora que investiga la Justicia.



Schoklender dijo que "Boudou se comprometió a gestionar el crédito del Bicentenario para Meldorek, pero las acciones se iban a distribuir entre los trabajadores y profesionales que trabajaban en el proyecto". El ex apoderado negó que Sueños Compartidos, el programa de construcción de viviendas de las Madres, hubiera recibido dinero del libio Muammar Gadafi, del presidente venezolano Hugo Chávez y la organización vasca ETA.



Schoklender denunció haber recibido amenazas anónimas, las que atribuyó a "los Servicios" de Inteligencia, de las que fueron víctimas, además, su esposa y su hijo.

"Me piden que me calle, que piense en mi familia", por lo que dedujo que "se viene una campaña sucia para desacreditar todo lo que diga".



Y finalizó: "Me banqué tres meses sin decir nada, esperé a la Justicia, pero terminó funcionando a las órdenes de (el jefe de Gabinete) Aníbal (Fernández)".
Fuente: 
Agencia DyN