Jueves, 8 Septiembre, 2011 - 16:07

La bendición enfática del cura salpicador

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Fue este miércoles durante la inauguración de la fábrica de colchones de la empresa La Bella en el parque industrial de Puerto Tirol. Como se estila, el cura párroco tenía la misión secular de purificar con agua bendita las instalaciones, y lo hizo como Dios manda.

Como se puede apreciar en la fotografía, el más “bendecido” fue el ministro Eduardo Aguilar. Sus acompañantes, entre ellos el gobernador provincial Jorge Capitanich, apenas pudieron contener la risa. Y es que Dios, que a veces se enoja y manda pestes y tempestades, otras hace chistes para los hombres y mujeres de su grey.