Martes, 6 Septiembre, 2011 - 19:21

Crimen de Candela: tarde de allanamientos y perejiles

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Un grupo de personas eligió expresar su repudio por la aprehensión de Alfredo Monteros en la investigación por el crimen de la menor, “sembrando” perejil en la puerta de su casa. "Es imposible que esté implicado, es honesto y trabaja de la mañana a la noche", aseguran. Mientras tanto, se realizan nuevos allanamientos en Hurlingam.

Un grupo de vecinos de Hurlingham expresó esta tarde su repudio a la aprehensión de Alfredo Monteros en el marco de la investigación por el crimen de Candela Rodríguez y "plantó" perejil en la puerta de su vivienda, en Charrúas al 1000.



Estas personas eligieron esta insólita modalidad de protesta para dar a entender que Monteros es un "perejil" y nada tiene que ver con el asesinato de la menor.



Los vecinos se presentaron en forma espontánea al percibir la presencia de efectivos policiales frente al domicilio de Monteros, de profesión tornero.



"Es imposible que esté implicado, es honesto y trabaja de la mañana a la noche, vive solo para trabajar", sostuvo el hombre que depositó el perejil en la entrada del inmueble.



"Lo conozco a Alfredo hace 50 años, es la persona más sana que puede existir, es imposible que esté involucrado en algo así", agregó esta persona.



"Le están errando de 'pe a pa', pongo las manos en el fuego por Alfredo y no me quemo, pongo la cabeza en la guillotina por él", completó.



El fiscal Marcelo Tavolaro ordenó una serie de allanamientos simultáneos en viviendas de la Ciudad de Buenos Aires.



Uno de los domicilios apuntados en la Capital Federal es el de Gladys Cabrera, una de las dueñas de la casa de Kiernan al 900, en Hurlingham, donde se sospecha que pudo estar cautiva Candela.



En ese sentido, esta tarde efectivos de la Policía Bonaerense realizaron un nuevo procedimiento en la vivienda de la calle Kiernan.



La casa ya había sido allanada tras conocerse la muerte de Candela y en el lugar fueron encontrados elementos que permiten sospechar que allí pudo estar la víctima.



Del nuevo procedimiento encabezado por la Policía Bonaerense participó el jefe de la fuerza, comisario Juan Carlos Paggi, que minutos más tarde se retiró sin brindar mayores precisiones.



"Para más información vayan a la fiscalía", les dijo Paggi a los cronistas que permanecían en el lugar.



Tras percatarse de la presencia policial, un grupo de vecinos se acercó al lugar para esgrimir una defensa de los detenidos.



"Son perejiles, me quedé congelada cuando me enteré, nada que ver esta gente. Me duele que se lleven detenidos a gente que lo único que hace es trabajar", sostuvo una señora.



"No molestan a nadie, lo único que hacen es trabajar", indicó un hombre que también se acercó a protestar.



Fuente: Infobae