Lunes, 5 Septiembre, 2011 - 20:35

Despegan el caso Candela de la inseguridad

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, despegó hoy el crimen de Candela Rodríguez de los hechos de inseguridad al remarcar que "no cumple con ninguna característica de un secuestro común" y sostuvo que la cobertura mediática del caso "ensució" la investigación.

"Estamos en presencia de un fenómeno fuera de lo común, que no tiene nada que ver con lo otro. No ha habido pedido de rescate; por la edad de la nena no puede haber sido partícipe de alguna imputación; la forma en la que la trataron fue cuidadosa... Entonces la situación es más que elocuente en cuanto que no es un hecho común y tipificado como un secuestro común", sostuvo Fernández.



El mensaje del ministro se produjo en medio de la reapertura del debate sobre la política de seguridad bonaerense, luego de los últimos reproches de la ministra de Seguridad, Nilda Garré, a la investigación del crimen y a la actuación del gobierno de Daniel

Scioli, sobre todo por la difusión de la escucha telefónica en la que un supuesto delincuente le pide plata a la familia de Candela.



Mientras tanto, el gobernador Scioli, quien mantuvo silencio sobre el caso en los últimos cuatro días, sostuvo que se mantiene en "contacto permanente" con el ministro de Justicia y Seguridad Ricardo Casal, quien durante la jornada se trasladó a Hurlingham para siguiendo las acciones referidas al crimen.



"Estamos trabajando. Sigan las novedades de la Fiscalía", dijo el gobernador ante las consultas de la prensa tras su paso por Avellaneda, en la Casa del Bicentenario, donde presentó el concurso "IncentiBA".



LA INVESTIGACIÓN



El cuerpo de Candela Rodríguez "probablemente" fue higienizado antes de ser abandonado, según señaló hoy el fiscal general de Morón, Federico Nieva Woodgate. El funcionario indicó que "el cuerpo probablemente había sido lavado, es cierto que no estaba como cuando uno sale de la ducha, pero no estaba en el estado en el que suelen encontrarse los cuerpos que llevan dos o tres días de muertos".



El cadáver de Candela fue encontrado el miércoles pasado, con signos de que fue asfixiada, cerca de la intersección de la

avenida Vergara y la colectora de la Autopista del Oeste, en una transitada zona limítrofe entre los distritos de Hurlingham y

Morón.



La nena había desaparecido nueve días antes de su casa, a unas 30 cuadras del lugar donde fue hallado el cuerpo. En los últimos días trascendió que el crimen podía estar vinculado con una supuesta venganza contra el padre de Candela, preso por un caso de piratería del asfalto, u otro integrante de la familia.



Por otro lado, el fiscal admitió que la posibilidad de que familiares de la nena hayan ocultado información a los encargados de la pesquisa "es una de las líneas de investigación que se están siguiendo". El fiscal general, en declaraciones a la prensa, dijo que aún no está acreditado que el hecho haya empezado como un secuestro extorsivo.



LAS FOTOS



Mientras continúa la investigación judicial y policial sobre el asesinato de Candela Sol Rodríguez, una de sus tías, Betiana Labrador, apareció retratada en un yate y salió a negar vínculos con el narcotráfico. "Están diciendo que tengo una foto en un barco, pero el barco no es mío, sólo me saqué una foto. ¿No tengo derecho a eso?", preguntó la mujer y enseguida agregó: "Soy una persona normal".



Betiana recibió tres días antes de la aparición del cadaver de Candela un llamado extorsivo en el que un hombre le advirtió que su familia no volvería a ver a la niña si su madre, Carola Labrador, no le preguntaba a su marido "dónde puso la plata". "Nosotros estamos todos investigados, nos están investigando y me parece bárbaro", señaló Betiana Labrador.



La mujer defendió especialmente a su novio, a quien apodan "Huevo" y relacionan con una banda de narcos -según indicaronfuentes policiales-, al asegurar que el hombre es sólo "un camionero". 



Fuente: Noticiasargentinas.com