Lunes, 5 Septiembre, 2011 - 11:11

Aporte al debate
Hay que luchar por ello
Por qué y cómo eliminar el plus médico

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Me siento satisfecho por el esfuerzo que viene realizando el INSSSEP en la actual búsqueda de la eliminación total del mal llamado plus ético. Nombre más bien convertido en eufemistica expresión de deseos por parte de muchos médicos del Chaco de cobrar en tiempo y forma sus honorarios.

Por lo que al mismo tiempo -ya que son trabajadores de la salud- se los debe encolumnar tras el logro de un sinceramiento permanente en la actualización de esos honorarios y gastos.



Si las empresas constructoras aplican costos adicionales a sus obras bajo otro eufemísmo (actualización de costes) ¿por qué no buscar una solución similar, parecida o más bien acorde con la realidad del sector? eso sí, salvando las distancias entre la filosofía de una empresa comercial –como son las constructoras- y otra cosa -al menos debiera ser- como es la salud.



Ahora bien, satisfactoriamente no puedo dejar de señalar que mucho tiene que ver en esa tarea, que algunos dicen es ciclópea, el desempeño del vocal Victoriano Argentino Caro con la sumatoria del síndico Luis Leyes, ambos en representación de los afiliados trabajadores activos. Y si bien es cierto ello, no por eso debe quedar a un lado una tarea primordial que tiene que ver con la investigación profunda, seria, eficaz, sobre una pésima administración convertida en el mal endémico de un organismo que, así como está, marcha –inexorablemente- a su total exterminación.



El propio gobernador Capitanich, ladina y equivocadamente, dijo al respecto que “todo esto se enmarca dentro de intereses políticos” tratando de encasillar a los reclamos y a esas investigaciones dentro de una diferencia que hace a quienes podemos pensar distinto, pero: 1) no se anima a dar el primer paso para ordenar un sistema perverso que permite connivencias entre prestadores y un minúsculo grupo de empleados del organismo; 2) no reconoce que el atraso en el depósito por parte del gobierno central hacia las arcas del INSSSEP, es lo que provoca el descalabro financieroº; 3) que ello permite el manejo discrecional de un sector en perjuicio de otros; 4) que a casi la totalidad de los trabajadores del INSSSEP no se les respeta la carrera administrativa y, por lo tanto, se los deja expuestos a esas “relaciones peligrosas” con cierto sector de prestadores inescrupulosos; 5) que, antes que nada, el ordenamiento debe ser integral, respetando a esos eficaces empleados y también a los buenos proveedores; y 6) que a los profesionales que sigan firmes en su postura del cobro del plus, no se les otorguen los beneficios de un nuevo convenio de actualización para que dejen de ser prestadores y pasen a desempeñarse en el rico y dinámico ámbito dinámico chaqueño-



Mientras, la vocalía activa y el síndico, al que se suele sumar la vocalía pasiva, están conformando un interesante y eficaz grupo de trabajo investigador que permitirá –ninguna duda me cabe- a desterrar ese desastre interno pero, al mismo tiempo, toda investigación y acciones a eliminar esos vicios y a los corruptos del caso, debería contar con el firme apoyo del gobernador y no seguir con una anuencia que al propio gobierno no le deja ver el árbol ya que Capitanich cuenta con una mayoría legítima proveniente de la enorme mayoría que le dan las urnas.



Para clarificar bastante este descalabro, muy pronto nuestros representantes de los afiliados trabajadores activos y pasivos convocarán a una gran asamblea informativa y resolutiva por parte de la enorme masa de afiliados frente al edificio mismo del InSSSeP. Allí, informados profusamente, decidiremos soberana e libres de toda presión política, lo que más nos conviene a una mayoría que afirmamos estar cansados con las pésimas atenciones que se nos brinda en un servicio de salud que hoy es caro, deficiente y hasta inhumano.



Es hora en que todos los afiliados pongamos el pecho por cuanto representamos a una población de más de un cuarto de los habitantes del Chaco. Un número enorme que puede asustar a cualquiera pero, a lo que aspiro personalmente, nos sirva a todos en esa búsqueda de una mejor calidad de vida para nosotros y nuestras familias.



(*) Titular del Sindicato de Trabadores Municipales