Domingo, 4 Septiembre, 2011 - 09:44

¡Finíshela! Una mariposa es una mariposa

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

¿Saben por qué casi once millones de votantes se inclinaron por el Frente para la Victoria? Ah, no me digan que no saben. Que se pusieron a leer todas esas conjeturas y deducciones aritméticas y sociológicas que discriminan al voto como un entomólogo observa y separa las mariposas, las luciérnagas, las libélulas, las larvas y los cascarudos. Y no entendieron.

¡Finíshela! con eso: no la hagan lunga. Una mariposa es una mariposa. Uno la ve que es bella y colorida, que vuela y aletea y tiene gracia.



Qué nos importa si es un lepidóptero o si tiene espiritrompa cuando la vemos volar en un paisaje límpido. Qué nos importa si pertenece a la especie heterobathmiina o a la zeugloptera o a la glossata.



No se embarullen con los análisis, disfrútenla. También el resultado de las urnas. El voto no es un teorema ni un jeroglífico que tienen que descifrar los egiptólogos. Vayamos al grano: ¿Saben por qué tantos votaron tanto al Frente para la Victoria? Porque sí. Porque se les dio la gana.



Porque les cae mejor Cristina Fernández que cualesquiera de los otros. Porque les va mejor, porque son homosexuales y lesbianas y se sintieron protegidos, porque pertenecen a los pueblos originarios, porque son jubilados, porque son científicos, porque les gusta Fuerza bruta, porque son padres de familia que reciben la asignación universal por hijo y porque son peronistas, progresistas, “evitistas”, camporistas, montoneristas, setentistas etc; y porque les gustó el color azul de la boleta; o porque reconocen la fortaleza de una mujer, la de una viuda y porque el negro le sienta bien; y porque peor sería votar a los gorilas y neo grorilas y militaristas, y ruralistas, y derechistas y cualunquistas; porque sintieron y pensaron que es mejor votar al Gobierno, porque está bien así, porque el mundo está peor, porque aquí hay trabajo, porque como los grandes medios y los grandes periodistas dicen que hay que votar a otros sale natural votar a Cristina. Y si no la iba a votar entonces la voto por el plasma o por el diente nuevo que me puse. ¿Les queda alguna duda por qué tantos votaron “tanto” a Cristina? Porque se les dio la gana.



Como se ve, es fácil entender. O sentir. No hay que hacerse tantas elucubraciones ornitológicas. Una oruga es una oruga. Y una mariposa es una mariposa.
Fuente: 
blog del autor.