Viernes, 2 Septiembre, 2011 - 14:54

Piedad con los medios: materia pendiente del arco político

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

La presunta inconstitucionalidad de la ley 6028 de fines de 2007 (gobierno de Nikisch), a cuya aplicación se opusieron la fiscalía de Estado y el propio gobernador Capitanich en 2008 (negativa a su vez rechazada por el Superior Tribunal de Justicia a través de una sentencia de ese mismo año) terminó en la Corte Suprema de Justicia de la Nación.



Mientras la causa viajaba por el país el gobierno provincial creó su propio modelo de pase a planta, la ley 6656, refutada por los autores de la 6028 que no veían la necesidad de cambiar una norma inmejorable por otra medio mezquina. En todos los casos, estamos seguros, el objetivo es que los trabajadores en situación precaria sean personal de planta permanente. Pero las disputas políticas atraviesan todo el asunto.



La ley 6028 suponía cierto control de los procesos de pase a planta por parte de la Cámara de Diputados. Hugo Maldonado lo plasmó en un proyecto que por obra y gracia de las correlatividades derivó en la sanción de la Ley 6671. Ahí estaba, finalmente, la famosa comisión lista para controlar. Pero Jorge Capitanich la vetó.



Recapitulemos: Maldonado propone armar las comisiones para monitorear los pases a planta según lo previsto en la ley 6028 que él mismo votó en 2007; de allí sale la ley 6671. Capitanich piensa que la comisión actuante debe surgir de la ley 6656 y por eso la veta. Maldonado se enoja.



Con tantas leyes y tantas idas y vueltas, a esta altura no entendíamos cuál era la “ley buena” y cuál la “ley mala” (así como en psicología se habla de “la teta buena” y “la teta mala”), dónde quedaban los contratados en el medio de esta disputa y cuántos, a fin de cuentas, pasarían, si es que pasaban, a planta.



Lo único que sacamos en limpio fue que Capitanich, siempre según el informe de prensa del diputado Maldonado, vetó la ley 6671.



Resignados, fuimos a la fuente: la Dirección de Información Parlamentaria de la Cámara de Diputados. “Ley 6671”, escribimos en el buscador: “MODIFICA LOS ARTICULOS 46 Y 219 INCISO 1) DE LA LEY 968”. “Qué raro”, mascullamos.



Según la base de datos, la 6671 es una ley de Carlos Martínez, de Libres del Sur, y refiere a una modificación del Código Procesal Civil y Comercial sobre la “justificación de la personería” y los “bienes inembargables” de las personas. Nada que ver con la comisión de seguimiento legislativo.



Así que estamos donde empezamos. O un poquito más confundidos. Y pedimos, si es posible, un poco de piedad.