Miércoles, 31 Agosto, 2011 - 15:04

Jueza del caso Carballeira aclara "imprecisiones procesales" de Sergio Funes, esposo de la ex edil

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Gloria Zalazar, titular del juzgado Correccional de Resistencia, explicó que la causa de la ex presidenta del Concejo Municipal Marylin Carballeira se encuentra en su etapa preliminar y, antes de continuar, debe “legitimarse” el querellante particular. El lunes, Funes había especulado sobre un “inexplicable” cambio de posición de la magistrada: “Aceptó las pruebas que recolectamos durante dos años, y ahora de oficio dice que no somos querellantes y anula el juicio”.

En una entrevista publicada por Primera Línea, este lunes Sergio Funes había señalado que no había impedimentos para “llamar a juicio”, ya que “acá están los culpables, los responsables y las pruebas”, en referencia al cirujano plástico Jorge Díaz García y al anestesista Javier Meza, imputados en la causa por “lesiones culposas agravadas” tras la intervención quirúrgica a María Alejandra Carballeira, ahora en estado vegetativo.



Zalazar explicó que el proceso que se tramita ante su juzgado “se encuentra en lo que se denomina etapa preliminar: en esta instancia, las partes pueden efectuar diferentes tipos de planteos, entre ellos, pueden solicitar la suspensión del juicio a prueba, modo alternativo de tramitación de una causa que justamente lo que hace es suspender el juicio. Este planteo no ha sido resuelto aún debido a que previamente debió ser considerada una situación especial: la del querellante particular”.



El querellante particular es un sujeto procesal secundario en el proceso, cuya existencia en la ley procesal permite la participación de la víctima del delito en dicho proceso. Esto significa que puede estar constituido como tal o no, pero para poder ingresar al proceso con ese carácter existen reglas claramente establecidas en el Código Procesal Penal. Esto es: no cualquier sujeto vinculado a la víctima puede constituirse en querellante particular.



“La ley procesal penal establece que podrá intervenir con ese carácter la víctima directa u ofendido directo del delito, sus herederos (lo que implica que debe necesariamente existir lo que se denomina un "causante": persona fallecida), los representantes legales o mandatarios: en el caso de los esposos (no concubinos), cada cónyuge es representante necesario del otro o bien el curador designado judicialmente”, precisó la magistrada, y añadió: “Estos sujetos y sólo éstos pueden presentarse en el juicio en calidad de querellante particular, quien no es ni más ni menos que un acusador coadyuvante del fiscal, durante la etapa de investigación y un acusador independiente durante la etapa del juicio”.



Así pues, este derecho, para estar en el juicio que esta regulado en la ley, es lo que se denomina legitimación. “Esto no tiene que ver con una apreciación particular del magistrado sino que está previsto y regulado en el Código que rige el procedimiento penal”, concluyó.