Lunes, 29 Agosto, 2011 - 13:52

Ricardo Sconfano y Gabriel Cocomarola, al inicio del ciclo Fuelles de Río

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Con la actuación Ricardo Sconfano y Gabriel Cocomarola, comenzará este viernes 2 de septiembre, a las 21.30, el ciclo Fuelles de Río, que presentará mensualmente en la Casa de las Culturas (Marcelo T. de Alvear y Mitre) a grandes bandonenistas de nuestro chamamé. Las entradas de todas las funciones serán gratuitas.





En este ciclo, organizado por el proyecto Difusión Masiva del Chamamé, que es auspiciado por la Ley de Mecenazgo del Chaco, se podrá disfrutar de reconocidos artistas chamameceros que interpretarán un repertorio exclusivo que tendrá al bandoneón como protagonista principal de cada noche.



Bandoneonístas de Chaco y Corrientes participarán de estos encuentros que intentarán unir a distintas generaciones de músicos que interpretarán desde el bandoneón la música chamamecera.



La fuerte relación del bandoneón y el chamamé se podrá disfrutar en cada una de las ediciones del ciclo,a través de los intérpretes má destacados de este instrumento en la música litoraleña

En los siguientes números del ciclo, visitarán el Auditorio de la Casa de las Culturas Ariel Vallejos y Oscar Mambrín, Juan Benítez, Richard Sconfano, Nini Flores y Matías González; Tito Luque, Emanuel Ibarrola y Julio Ramírez.



SCONFANO



Miguel Ricardo Scofano nació el 9 de julio de 1946 en la localidad de Bella Vista (Corrientes), heredando de su padre el don de la música, pues a los 13 años ya practica la bándonica para luego iniciarse en el dominio del bandoneón. Sus primeras actuaciones y aprendizajes los realiza en la localidad de Empedrado con su propio conjunto y recibe el segundo premio revelación en el festival del folklore correntino de Santo Tomé.



En 1965, integró el conjunto de Mario Romero por un año; en 1966 se integró al conjunto de Eustaquio Miño, a quién acompañó hasta el fallecimiento de éste último. Posteriormente formó parte de Acuarela Correntina, el conjunto de Reyes-Vargas y de las Hermanitas Díaz (Rubina y Delia).



Pero el éxito vendrá cuando Ernesto Montiel lo invitó a realizar una prueba para integrar el famoso Cuarteto Santa Ana. Aceptado por su técnica y creatividad se instaló en Buenos Aires para trabajar con Montiel durante varios años (1958-1973).



En 1974, formó su propio conjunto denominado Cuarteto Bella Vista, consiguiendo grabar un larga duración. Posteriormente, trabajó incansablemente con varios intérpretes: Adela Vidal, Brígido González, Carlos Talavera (sucesor de Montiel en el conjunto Santa Ana), y en 1978 con Cacho Saucedo y Cacho Espíndola conformaron el Trío Corrientes, de gran resonancia en el ámbito popular. Con ellos grabó tres larga duración y continuó con el conjunto por varios años.



Fue invitado por Raúl Barbosa a realizar conciertos en Europa, llegando a concretar la experiencia inédita de llevar el chamamé al viejo mundo. En 1990 formó un nuevo conjunto al que denominó Grupo Renacer, toda una evidencia de su enfoque en la nueva etapa musical que le toca vivir. Autor de más de cincuenta temas, es portador de un estilo bandoneonístico de vanguardia que no abandona el sonido raigal de Corrientes.



COCOMAROLA



Gabriel Cocomarola es hijo de Coquimarola, tiene 20 años y toca el acordeón como su padre (su gran maestro) y su abuelo Marío del Tránsito.

Es la tercera generación de una familia con prosapia chamamecera. Conserva el estilo que impusieron sus mayores, pero también se anima a explorar nuevos caminos que revitalicen la música.



Aunque apasionado del chamamé, Gabriel no desmerece otros géneros y le imprime a su producción un sello personal, propio de su juventud. Así aparece, por ejemplo, en su disco debut, El legado del Taita, algunas variaciones pero con absoluto respeto de la tradición. De esta manera, entre lo tradicional y lo nuevo, con su sangre joven latiendo en acordes renovados se abre camino la tercera generación de los Cocomarola.