Viernes, 26 Agosto, 2011 - 16:18

En niños y adolescentes
Crearán un protocolo de atención para adicciones

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

El Ministerio de Desarrollo Social a través de la subsecretaria de Gestión y Articulación Interinstitucional, Natalia Luque, participará desde este viernes de la Reunión para la elaboración del Proyecto de Protocolo de Atención en Adicciones en Niños, Niñas del Consejo Federal de Niñez, Adolescencia y Familia, que se realiza en Santiago del Estero.

El protocolo servirá como una herramienta para el abordaje en la prevención del consumo y la atención de niños y adolescentes en su vinculación con Sustancias Psicoactivas y tiene como destinatarios a todas las áreas e instituciones gubernamentales o no gubernamentales que atiendan niños, niñas y adolescentes mayores de 14 años, afectados por este consumo.



Su objetivo es contribuir con una herramienta específica para el abordaje en la prevención del consumo y la atención de niños y adolescentes en su vinculación con Sustancias Psicoactivas (SPA). Entendiendo por prevención el cuidado de sí mismo y de su red vincular y por atención la escucha, la protección, la reparación y la restitución de todo derecho vulnerado.



PROTOCOLO DE ATENCIÓN



La propuesta contempla los principios rectores para las intervenciones en materia de atención del sujeto afectado por el consumo problemático de sustancias psicoactivas (SPA), donde se establecen pautas mínimas, para un mejor abordaje específico acorde con la situación de vida y la madurez evolutiva de cada uno de los niños, niñas y adolescentes en tanto sujetos de derechos.



Este proyecto se ajusta a la Ley 26.061 (y decretos reglamentarios Nº 1293/05; 415/06; 416/06 ), la Convención sobre los Derechos del Niño, la Ley Nacional de Derechos del Paciente, Historia clínica y Consentimiento Informado y las resoluciones conjuntas entre el Ministerio de Salud de la Nación y la Secretaría Nacional para la Prevención de la Drogadicción (Sedronar).



De manera que el documento resalta en cada procedimiento el respeto a los derechos humanos y propone un modelo de atención integral a partir del cual se establecen acciones cuyo eje es el niño o adolescente en su calidad y condición de sujeto y no como objeto de tratamiento, lo que implica la no restricción de otros derechos y la restitución inmediata de los derechos vulnerados.