Jueves, 25 Agosto, 2011 - 10:21

Inauguraron la Alcaidía de Sáenz Peña que demandó una inversión de 27 millones de pesos y albergará a 500 reclusos

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Capitanich encabezó este jueves la inauguración de la Alcaidía de Sáenz Peña haciendo hincapié en el carácter histórico de la obra, “estamos saldando una deuda, la última inversión realizada en el sistema penitenciario de Chaco se registró hace 60 años”. El jefe del ejecutivo además marcó que se inició una remodelación de todo el sistema carcelario chaqueño “priorizando el respeto de los derechos humanos para el 2015 dejaremos de alojar reclusos en comisarías”.

En la inauguración de la nueva Alcaidía, el gobernador Capitanich destacó que el lugar fue pensado para la rehabilitación de las personas privadas de su libertad. El nuevo edificio fue construido por el Ministerio de Infraestructura provincial y demandó una inversión superior a los 27 millones de pesos.



“Con la construcción de esta Alcaidía estamos cumpliendo con lo dispuesto por la Constitución Nacional en torno al respeto irrestricto por los derechos humanos. Por ello es que para nosotros esta es una obra de sentido significativo”.



Desde nuestro gobierno -marcó el jefe del ejecutivo provincial- advertimos que era necesario dividir el sistema de seguridad en penitenciario, vial y preventivo. Es por ello que hemos enfatizado la inversión en la tarea preventiva actualizando no solo los recursos humanos, sino también los técnicos como vehículos y cámaras de seguridad.



“Implementamos una política cualitativamente distinta en los métodos de reinserción de reclusos en la sociedad” detalló. Actualmente Chaco tiene 1043 detenidos, el 40 por ciento de ellos no tienen condena firme. Esto implica, según Capitanich, una mejora en la aplicación de mecanismos judiciales que deriven en mayor agilidad en los trámites”.



Por otra parte, el gobernador Capitanich detalló que en todas las unidades carcelarias ejecutan programas educativos. “Más de 900 reclusos están integrados al sistema educativo forma y otros tantos a los distintas capacitaciones laborales que no solo permitirán una reinserción social de los reclusos, sino que también les posibilita adquirir una profesión. Eso sin dudas es un salto cualitativo significativo en materia de reinserción”.



Según explicó Capitanich, Chaco en el periodo 2008-2014 tendrá dos nuevas unidades penitenciarias con alta calidad de servicios. “Así promovemos la readaptación social de los reclusos y garantizaremos la plena ejecución de una política de derechos humanos de carácter universal que generen mecanismos de prevención contra la tortura”.



“Será gradual el ingreso de los reclusos a esta dependencia. Pero esta obra es vital para la readecuación del sistema penitenciario, ya que el edificio donde actualmente están alojado los reclusos data de 1952. Eso implica que no existen condiciones objetivas para que los reclusos tengan las condiciones para su readaptación social. Han pasado casi 60 años sin la inversión de un solo peso para mejorar la infraestructura del sistema penitenciario provincial. Lo mismo ocurre con las otras unidades penitenciarias de la provincia”.



“Sabemos que esta Alcaidía, más la de Laguna Blanca, sumada a la readecuación de otras unidades tendremos las condiciones para que no exista ningún tipo de recluso alojado en comisarías que no cumplen los requisitos para alojarlos. Pensando en 2015 promovemos la erradicación del alojamiento de presos en comisarías, porque eso da lugar a violaciones de los derechos humanos”.





CARACTERÍSTICAS DE LA OBRA

La nueva alcaidía está rodeada por un cerco perimetral compuesto por columnas de hierro galvanizado, sistema que la convierte en una cárcel de máxima seguridad. Asimismo, cuenta con 344 celdas, 156 dobles y 188 individuales con la debida comodidad.



El predio donde fue construido el edificio está ubicado a un kilómetro del acceso al aeroclub de Sáenz Peña, cuenta con una superficie de 13.000 metros cuadrados y una capacidad para albergar a 500 reclusos.



En las instalaciones los presidiarios tendrán acceso a educación laboral y escolar en cuatro aulas donde se dictarán clases de nivel primario y secundario. Además tendrán asistencia médica inmediata con dos salas de internación y una farmacia.



En el plano laboral, podrán desempeñar actividades laborales de carpinterías y chapería, como así también ocupaciones en huertas donde realizarán laborterapia. Estos tratamientos estarán supervisados en forma permanente por el equipo interdisciplinario compuesto por un gabinete psicológico.



El complejo penitenciario cuenta con los últimos avances en materia de tecnología de seguridad, además de aulas para el dictado de clases, salas para profesar los diversos cultos y espacios para la práctica de deportes.