Martes, 23 Agosto, 2011 - 22:09

Correo de nuestros lectores
Semáforos y otras yerbas....

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

…“tanto en calles como rutas incorporen sistemas sonoros para facilitar la calidad de vida de no videntes y para mejorar la seguridad en general. Salvo excepciones, la provincia carece de semáforos para peatones, y cruzar una calle chaqueña puede ser una verdadera odisea”
 

Es una idea , la propuesta, de un legislador.


 


Esos semáforos, que aquí se los considera para “no videntes”, son utilizados en otros lugares para el uso de todos los peatones, quienes luego a apretar el botón, les indica cuando pueden cruzar, de manera luminosa y sonora.


Son útiles y necesarios. Pero a la vez debiérase “organizar” el tránsito de manera general. Los accidentes no son producto de que el peatón no ve los vehículos, sino que “los vehículos no respetan al peatón”.


 


¿Porqué no lo respetan? Será quizás porque las normas no le exijen esta conducta.


 


El número elevado de accidentes de motociclistas, está hablando a las claras que no sólo los semáforos ordenaran la circulación, sino los carriles por donde lo hagan y la velocidad que utilicen.


 


Es decir, los semáforos son un instrumento más dentro diseño de la ciudad. Quizás en otras sólo haga falta su instalación, aquí todavía reina el caos vehicular.


 


Ya se conoce las horas pico, la dificultad para estacionar, el porcentaje de motos y automóviles que ingresan al parque automor . son indicadores válidos. Y los que conducen, también en algún momento se convierten en peatones.


Si una persona mayor todavía no terminó de cruzar y no llegó al cordón, o una madre con sus niños no llegó al umbral, si un discapacitado arrastra su silla de ruedas, y el semáforo da “verde”, considerándolo casi un derecho, algunos aceleran, sin importar que ponen en riesgo una vida: egoístamente es su tiempo..


 


No está previsto que deben saber  “calcular” que hay quienes no pueden cruzar rapidamente o que sus reflejos son lentos Ellos merecen respeto


 La “arrogancia”  la da su vehículo, mientras manejan defendiéndose de los yerros de quienes circulan a la par tal una carrera de postas.


 


Son odiosas las comparaciones, pero uno de los comentarios frecuentes de quienes han viajado a otros países es: “frenan cuando se desplaza una persona”. Y llama la atención, porque esperan unos segundos para continuar la marcha.


 


Allí no es necesario “cuidarse del otro”, porque están claras las señales y carriles, pero lo más importante, es que están educados u obligados quizás: cuidar la vida de todos.


 


De eso se trata.


 


(*) [email protected]