Lunes, 22 Agosto, 2011 - 16:47

Télam: ¿sentimiento anti-europeo, criptografía "K" o fin de semana largo?

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Pasó esta fría mañana de 22 de Agosto. Una nota de sociedad sobre la gesta jujeña derivó en el portal de la agencia de noticias Télam en una diatriba encubierta contra el sistema financiero internacional haciendo foco en Europa.

El título de la nota, acompañado por una bonita reproducción pictórica, dice: “Celebran el 199º aniversario de la gesta del pueblo jujeño”. La nota empieza así: “Las bolsas europeas se recuperaban lentamente hoy y ganaban más de 1%, pero seguía el nerviosismo en todos los mercados bursátiles del Viejo Continente por la incertidumbre respecto del futuro de la economía global.” ¿Qué pasó?


Hay tres hipótesis sobre este extraño manejo de información: primero están los que aseguran que en Télam se volvieron proteccionistas y hasta un poco macartistas, y usan cualquier pretexto para pegarle a los países del primer mundo, incluso hablar de la crisis de la eurozona en las notas de sociedad o interior.


Están los que sospechan que hay al menos dos facciones de La Cámpora enviándose mensajes encriptados a través de la portada de Télam (para organizar asados militantes). Así como en la película Matrix un “deja-vu” significaba que estaban haciendo un cambio en el sistema, en Télam una nota que no se corresponde con su título puede equivaler a un pedido de dos tiras de chinchulines, de una manta de ternera o de dos bolsas de carbón.


Según nuestros expertos, en el caso de la nota que nos ocupa, uno de los militantes de la organización “K” estaría informando a sus compañeros que necesita alrededor de 200 kilos de costilla, preferentemente adquirida en la carnicería “El Jujeño”. La alusión a la recuperación de las bolsas europeas supone que habrá efectivo para afrontar el gasto que demanden los productos cárnicos. Todavía no han podido determinar cuál es la fórmula utilizada para hacer referencia al vino.


En tercer lugar, están los que creen, humildemente, que el fin de semana largo es el causante de la metida de pata, y que en este preciso instante un redactor de la agencia oficial debe estar recibiendo un tironcito de orejas.