Domingo, 21 Agosto, 2011 - 09:20

La obra está en su última etapa de construcción
La Alcaidía de Sáenz Peña será inaugurada el próximo 25 de agosto

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

El Gobernador de la provincia encabezará la habilitación del nuevo recinto carcelario, que tendrá capacidad para alojar 500 internos, el próximo 25 de agosto. Destacaron que la obra saldará “una deuda histórica” de la provincia con el sistema penitenciario, y que se encuentra en su etapa final de constricción.





El próximo 25 de agosto, el gobernador Jorge Capitanich habilitará el moderno recinto carcelario en Presidencia Roque Sáenz Peña. La obra, que saldará una deuda con el sistema carcelario, está en su última etapa de construcción y brindará a los reclusos múltiples posibilidades para su rehabilitación.



Con amplios espacios y un moderno edificio para alojar a 500 internos, será inaugurada este 25 de agosto la alcaidía de Presidencia Roque Sáenz Peña, una obra que saldará la histórica deuda del Estado chaqueño con el sistema penitenciario provincial. El edificio será un lugar para la rehabilitación de las personas privadas de su libertad y cumplirá con lo dispuesto por la Constitución Nacional: el respeto irrestricto por los derechos humanos.



El ministro de Gobierno, Juan Manuel Pedrini, junto al titular del Servicio Penitenciario Provincial José Luis Benítez, recorrieron las instalaciones de lo que será la moderna alcaidía a inaugurarse el próximo jueves 25, ceremonia que estará encabezada por el gobernador de la provincia, Jorge Capitanich.



“Están prácticamente terminadas las obras. En pocos días más se terminará en el Chaco con una desinversión histórica del Estado en el sistema carcelario”, enfatizó el ministro Pedrini tras inspeccionar los últimos detalles en el edificio que contará con 344 celdas (156 dobles y 188 individuales).



La cárcel tendrá capacidad para alojar a 500 internos y brindará condiciones dignas, en el marco del respeto por los derechos humanos, ofreciendo además a los reclusos la posibilidad cierta de rehabilitación. “Acá no sólo estarán en mejores condiciones las personas privadas de su libertad, sino que habrá también talleres de herrería, carpintería, imprenta, tapicería y técnicas de aprendizaje de la construcción para que puedan aprender un oficio”, enumeró el funcionario.



Destacó también que las instalaciones ofrecerán espacios para “una mejor recreación”, con patios internos adecuados, canchas de fútbol y básquet, todo bajo condiciones de seguridad óptimas.



REPRESENTA UN AVANCE



Por su parte, el director del Servicio Penitenciario Provincial, comisario general (R) José Luis Benítez destacó que las instalaciones representan “un avance para las personas privadas de su libertad” porque “permitirán al interno recuperar su dignidad humana”.



Luego, resaltó que la cárcel a inaugurar cuenta con “los últimos aspectos en tecnología de seguridad, posee aulas para el dictado de clases, distintas salas para profesar los diversos cultos y espacios para la práctica de deporte”.



Por último, consideró que la alcaidía de Sáenz Peña “marca el rumbo en el Norte argentino en lo que respecta a sistema carcelario y sus modernas condiciones”, ya que posee colchones ignífugos con un sistema que atrasa el proceso ígneo en caso de incendio.



CARACTERÍSTICAS DE LA OBRA



La nueva alcaidía está rodeada por un cerco perimetral compuesto por columnas de hierro galvanizado, sistema que la convierte en una cárcel de máxima seguridad. Asimismo, cuenta con 344 celdas, 156 dobles y 188 individuales con la debida comodidad.



El predio donde fue construido el edificio está ubicado a un kilómetro del acceso al aeroclub de Sáenz Peña, cuenta con una superficie de 13.000 metros cuadrados y una capacidad para albergar a 500 reclusos.



En las instalaciones los presidiarios tendrán acceso a educación laboral y escolar en cuatro aulas donde se dictarán clases de nivel primario y secundario. Además tendrán asistencia médica inmediata con dos salas de internación y una farmacia.



En el plano laboral, podrán desempeñar actividades laborales de carpinterías y chapería, como así también ocupaciones en huertas donde realizarán laborterapia. Estos tratamientos estarán supervisados en forma permanente por el equipo interdisciplinario compuesto por un gabinete psicológico.