Sábado, 20 Agosto, 2011 - 19:15

Emprendedor argentino desarrolló autos populares y los expone en Tecnópolis

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

El arquitecto Miguel Angel Bravo es un emprendedor argentino que desarrolla diversos modelos de autos, algunos de los cuales expone actualmente en Tecnópolis, pero su máxima aspiración es fabricar "un auto popular argentino (APA)".

"Cuando estudiás que los mejores diseñadores del mundo son argentinos y que el mejor auto del mundo es argentino, llegás a la conclusión de que el mejor lugar para construir un auto es Argentina", aseguró Bravo a Télam.



Ese Auto Popular Argentino (APA) que aspira construir, "tendría motorización delantera a explosión y una alternativa a futuro con motorización trasera eléctrica", y sería "biplaza", explicó.



Bravo dice que "confía y cree en la industria automotriz argentina. Si hay un país para desarrollar autos es el nuestro", repite.



Explicó que decidió fabricar sus propios autos cuando vió a su hijo Ignacio andando en la playa en cuatriciclo.



"En ese momento pensé que eso era muy peligroso, y creí que debía crear un vehículo deportivo, recreativo y seguro para mi hijo", recordó.



"Por supuesto que, además, debía convencerlo a él de que no tuviera una moto o un cuatriciclo. Y así nació todo esto", agregó.



"Comencé entonces a analizar más de tres mil autos para ver qué posibilidades reales teníamos de comercializar el coche en el futuro. Me gusta ser empresario. Me gusta comprar y vender", afirmó Bravo.



Indicó que así nació el "Nach One", un auto de competición amateur con jaula antivuelco y una distribución de peso de 60 por ciento atrás y 40 adelante, lo cual es ideal para un motor trasero.



Aseguró que ése "es un auto con mucha estabilidad y con una distancia entre ejes de 2,55 metros, lo cual habla de la deportividad del vehículo. Además tiene una buena relación peso-potencia, lo que permite tener entre 130 y 170 caballos de fuerzas para mover 700 Kilos de peso".



Respecto de cómo surgió la idea de fabricar un auto popular, recordó que un socio le preguntó si me animaba a hacerlo. "Pensé que era un riesgo enorme. Nuestra planta puede fabricar 100 autos ´Nach One´ por año, y para pensar en un auto popular, hay que hablar de una escala de 5.000 autos como mínimo".



Dijo que pensó en el "Nach One" y se dijo: "si en Argentina se puede hacer un auto deportivo recreativo, se puede hacer uno popular. El único problema, en realidad, es la escala de producción".



Bravo también está diseñando un modelo que denominó "Rod On", eléctrico para desarrollar una velocidad maxima de 60 minutos y con 60 kilómetros de autonomía.



En otro orden, descartó el uso de la bicicleta para la ciudad de Buenos Aires, como ocurre en capitales europeas, porque "la ciudad es relativamente lluviosa y húmeda, y si uno va de traje, no puede andar. Además, hay más polución que en muchas ciudades europeas. No es lo mismo", dijo.



Bravo opinó que "un auto de ciudad tiene que ser un transporte semipúblico y propiedad del Estado, sino jugás muy en contra con la autonomía. Un buen ejemplo son un montón de autos híbridos que no son eficientes porque necesitan de la ruta para cargar la parte eléctrica, o de otros que regeneran en el frenado".



Aseguró que "los autos híbridos son puro marketing. Los autos para ciudad deben ser eléctricos. La tecnología del hidrógeno es carísima, la de la electricidad, en cambio, es una tecnología aplicable", concluyó.



Fuente. Telam.com