Sábado, 20 Agosto, 2011 - 17:32

Avanza la investigación en Salta
Crimen de las francesas: uno de los imputados confesó la violación

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Gustavo Lasi, después de conocer las evidencias genéticas que lo incriminaban, admitió ante el juez del caso haber violado a una de las víctimas e incriminó a otros dos imputados como autores de las posteriores vejaciones y el asesinato de las turistas.

La confesión de Lasi se produjo entre las 18:30 y las 20:30 del viernes, cuando sorpresivamente pidió una ampliación de la indagatoria ante el juez Martín Pérez.



El joven de 23 años, un guía ocasional del Parque de la Quebrada de San Lorenzo, reconoció haber violado a Houria Moumni, de 24, aunque aseguró que no participó en su asesinato, ni el de su amiga, Cassandre Bouvier, de 29.



Lasi, en su extensa declaración, complicó a Daniel Vilte Laxi, un albañil de 24 años que actualmente es el detenido más antiguo del caso, y a Santos Vera, de 37, encargado del mantenimiento del barrio privado Buena Vista, a quien se le secuestró un machete compatible con las heridas recibidas por las jóvenes.



El declarante responsabilizó a ambos de las torturas, golpizas a mansalva, ultrajes sexuales reiterados y los disparos realizados en contra de las víctimas.



De acuerdo a lo publicado por el diario salteño El Tribuno, trascendió anoche en la Ciudad Judicial que Lasi dio detalles del ataque a las turistas. El imputado contó que él y los otros dos sujetos habían ido de cacería y pesca por la zona de la quebrada, y que cuando regresaban alcoholizados, al atardecer del 15 de julio, vieron a las turistas tomando fotos en el mirador y las atacaron. Habría dicho que ellas se resistieron, tras lo cual las golpearon y las violaron, siendo él el primero que sometió a Houria, y luego se habría apartado del tumulto, mientras que Vilte Laxi y Vera acometían contra ellas, que se defendían como podían, aunque nada pudieron hacer ante la violencia descontrolada de ambos.



El guía, antes de ser incriminado por las pruebas genéticas, ya estaba complicado por su situación de propietario de la carabina semiautomática calibre 22 que fue utilizado para matar a las jóvenes y por el hecho de haberle regalado a su novia, María Cañizares, la cámara de fotos y el celular de una de las víctimas.



Tras escuchar su confesión, el juez decidió liberar a dos de los detenidos, Federico Cañizares, hermano de María, y el guía ocasional Hugo “Pajarito” Ramos, mientras que quedaron como detenidos la joven, como sospechosa de encubridora, Walter Lasi, padre del confeso coautor del ataque como partícipe secundario por haber intentado esconder la carabina, mientras que aún no está clara la situación del jardinero Raúl Sarmiento.

Fuente: 
Infobae