Sábado, 20 Agosto, 2011 - 09:21

Brasil admitió que ya es afectado por la crisis financiera internacional

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Dilma Rousseff expresó que "es obvio que la crisis ha tenido un efecto". Y aseguró que su gobierno tomará las medidas necesarias para limitar los daños e impedir una recesión. Afirmó que su "principal objetivo es contener los efectos perversos"

Rousseff señaló que cree que la mejor manera de defenderse es estimular el crecimiento del empleo. 



"En 2009, tomamos todas las medidas. Brasil entró en la crisis, tanto que tuvimos un declive en el PIB, pero salimos de eso en 2010", recordó. "Lo que estamos tratando de hacer este año es ni siquiera entrar en ella, pararla en la puerta. ¿Es difícil? Es difícil", confesó y agregó: "No somos inmunes, no somos una isla". 



Una explosión de crédito subsidiado por el gobierno, del gasto y otros estímulos ayudó al país a evitar lo peor de la debacle financiera de 2008, aunque causó problemas persistentes, como una alta inflación, superior al 7% anual.

 

La economía brasileña mostró claras señales de enfriamiento desde junio pasado. Mientras parte de esa desaceleración puede tener su origen en problemas en Europa y los Estados Unidos, factores locales como altas tasas de interés, débil actividad manufacturera y un ritmo de gastos de consumo reducido también pesaron.

 

Algunos líderes empresariales y financieros esperan que el país se asiente en un patrón de crecimiento más lento, de alrededor del 4% en 2011 y en los próximos años, lo que dejaría a Brasil detrás de sus pares del grupo BRICS y de las principales economías latinoamericanas.



Fuente: Infobae