Jueves, 18 Agosto, 2011 - 17:49

Otra vez cayó la bolsa: a la par de los indicadores norteamericanos, el Merval tuvo un descenso de 4,11%

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

El Merval, el índice líder de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, cayó 4,11%, a 2.870 puntos, a la par de los indicadores de los EEUU y Europa, que se desplomaron ante el temor de una recesión. El dólar cerró sin cambios; en cambio el euro y el real, en baja.
 

Los centros financieros regresaron a los elevados niveles de volatilidad y la Bolsa porteña también se vio envuelta en esta espiral de pérdidas ante la convicción de que la actividad económica se desacelerará e, incluso, caerá en recesión en algunas regiones hacia fines de 2011 y principios de 2012.


El detonante de las ventas fue el informe de la agencia Morgan Stanley, que anticipó una rebaja de las previsiones de crecimiento de la economía mundial para este año y el próximo en un punto porcentual.


El recorte, según Morgan Stanley, situaría a los EEUU y a Europa "peligrosamente al borde de la recesión para el periodo comprendido entre los próximos seis y doce meses".


Los operadores coincidieron en la extensión del “temor e incertidumbre acerca de la economía a nivel mundial, si bien se puede tener tranquilidad por la situación actual del país”.


Mariano Peretti, de Maxinver, refirió que, tal como sucedió desde la debacle financiera de 2008, el Merval no puede escindirse de las pérdidas de las acciones en el exterior, aunque las condiciones macroeconómicas dela Argentina y otros emergentes estén hoy más sólidas que las de muchas potencias industrializadas.


Apuntó a Infobae.com que “los mercados se mueven a la par. Por más que sea Alemania o EEUU, las bolsas acompañan las tendencias y correlacionan. Y si todas las economías tienen caídas en el nivel de actividad, nos va a pegar en el valor de los activos” que Argentina exporta.


Peretti afirmó que “ya desde el comienzo de la jornada observábamos un horizonte negativo, con los futuros que operaban para abajo, con una caída de 2,5%, pero con los pedidos de subsidio de desempleo en los EEUU, ya no podía esperarse algo bueno” para los precios.


El economista de Maxinver explicó que se sumó un informe de la Fed de Saint Louis “realmente malo” sobre el sentimiento del consumidor norteamericano, así como el “índice predictor” dela Fed de Filadelfia.


Afectada por una marcada aversión al riesgo en los mercados del mundo, la Bolsa de Buenos Aires mostró al cierre un fuerte retroceso del 4,11% y ahora estiró la diferencia en ese sentido al 13,58% en lo que va de agosto.


Entre las líderes, las acciones que más cayeron fueron las de Mirgor (-6,57%), Tenaris (-5,99%) y Edenor (-5,78%). Sólo cerraron con signo positivo los papeles de Banco Patagonia, que ascendieron el 2,45 por ciento.


Rubén Pasquali, de Mayoral, afirmó que “para los mercados no es una buena tarde. El nuestro tuvo una interrupción técnica momentánea, con un volumen muy reducido”.


El agente de Mayoral Bursátil explicó que “el impacto de los temores que tienen los inversores a nivel global no obedece a una noticia puntual, sino nuevos análisis sobre la desaceleración de la economía norteamericana en el primer semestre del año, más el análisis de Morgan Stanley sobre una disminución de las proyecciones para este año y el próximo”.


“En Europa hubo caídas muy fuertes y se reflejó en el Dow Jones, que es la polea de transmisión a todos los mercados, incluido el nuestro”, añadió Pasquali.


Al concluir la jornada, el Índice General dela Bolsase ubicó en los 158.920,49 puntos, con una merma del 3,76%, en tanto que el Merval 25 retrocedió el 4,17%, hasta las 2.936,41 unidades.


El volumen de negocios operados en acciones totalizó 59,8 millones de pesos (u$s14,2 millones), con un resultado de tres subas, 51 descensos y tres títulos sin cambios en su cotización.


“Hoy tenemos mucho pánico. En el Standard and Poor's (de Wall Street) estamos viendo ratios similares a los de 2008 y no quebró ningún banco”, comentó Martín Molteni, de Bull Market, quien alertó por el daño de “una profecía autocumplida” de los analistas, que “lleva a indicadores malos en la actividad económica”.


“Compre pánico, está de moda y cotiza en alza”, ironizó Augusto Hassel, de Norte Inversiones.


En un análisis más global, Mariano Peretti opinó que “en Europa el encuentro entre Angela Merkel y Nicolas y Sarkozy no fue tan bueno como se preveía” para colmar las expectativas de los agentes financieros, que se concentran más en la aplicación de medidas contundentes desde la política para superar una crisis de deuda.


“Hoy las perspectivas a mediano plazo son tres días, y es decir mucho tiempo”, añadió el operador de Maxinver, como para graficar el vértigo de la evolución de los indicadores, en contraste a las dilaciones de los gobiernos para dar respuestas.


En el plano local, Peretti subrayó que el clima electoral, que históricamente pudo ser perjudicial para la canalización de los ahorros en instrumentos financieros, en 2011 “repercutió menos que los indicadores que vienen de afuera”. Consideró que “gente importante del mercado de capitales lo daba por descontado el triunfo oficialista”, dada la solidez de los números macroeconómicos.


Sin embargo, una caída de precios pronunciada en las materias primas afectará las cuentas públicas nacionales. “Si China deja de importar, perjudicará tanto en precios como en cantidades. Una baja de precios va a repercutir directamente sobre los productores y los precios sobre el Estado”, en cuanto a recaudación.


No obstante, Peretti hizo la salvedad del “blindaje” que representa para la economía local que una de sus columnas sean las exportaciones de alimentos. “El mundo puede dejar de comprar Mercedes Benz o BMW, pero no puede dejar de comer”, consideró. Además, ponderó las medidas que puedan tomarse a nivel regional si se incentiva el intercambio comercial dentro dela Unasur y se crea un fondo monetario latinoamericano como vía de financiamiento de los estados miembro.


 


Fuente: Infobae