Jueves, 18 Agosto, 2011 - 11:51

RE-VE-LA-DOR
Ellas "gimen" pero no por Ellos

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Una investigación asegura que las mujeres fingen placer durante sus relaciones por agradar a su pareja o acelerar el proceso. Lo mejor de todo fue cómo hicieron el estudio.


Meg Ryan demostró en la película Cuando Harry encontró a Sally que las mujeres pueden fingir un colosal orgasmo con gran precisión. Pero no es la única. Un nuevo estudio sobre conducta sexual realizado por investigadores de la Universidad de Central Lancashire, en Gran Bretaña, descubrió que más de un cuarto de las mujeres gimen habitualmente durante el sexo, pero no por placer, sino para manipular a su pareja y hacerle creer que alcanzaron la cúspide sexual con el fin de influir en la situación a su beneficio.



Los investigadores pidieron a 71 mujeres de edades comprendidas entre los 18 y los 48 años que respondieran a una serie de preguntas divididas en categorías como "dar ayes-gemir", "dar alaridos-gritar", palabras como "sí" o "más" y palabras "comando de instrucción". El objetivo de la investigación era descubrir la razón exacta de por qué las mujeres practicaban estas vocalizaciones y en qué punto del proceso decidían emplearlas.



Cuatro de cada cinco mujeres fingían utilizando estas vocalizaciones aproximadamente la mitad de las veces que eran incapaces de llegar al orgasmo. Según la investigación, las mujeres empleaban los gemidos y las palabras de ánimo para acelerar el proceso debido a la fatiga, el aburrimiento o las molestias en vez de ser una expresión directa de la excitación sexual. El estudio también reveló que las mujeres experimentan los orgasmos más comúnmente durante los escarceos sexuales en lugar de durante el acto sexual en sí.



UN ESTUDIO RE-VE-LA-DOR

"Este es un estudio increíblemente revelador. Las mujeres (con los gemidos) están tratando de influir en su pareja más que expresar directamente la excitación sexual", señala Gayle Brewer, una de las responsables de la investigación.



"Sin embargo, esto no es tan intrigante como inicialmente puede parecer, ya que la mayoría de las mujeres no lo hacen necesariamente por su interés. Por el contrario, el 92% de las participantes admite que es una forma de aumentar la autoestima de su pareja y hacer que se sienta seguro sobre su atractivo y desempeño sexual". Sea así o no, con toda seguridad el estudio dará qué pensar a los hombres.



Fuente: BBC Mundo/El Mundo.es