Miércoles, 17 Agosto, 2011 - 17:35

Indignados protestan por la visita del Papa a España

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Con lemas como "Dios sí, Iglesia no", "No con mis impuestos" o "Esta no es la juventud del Papa", los manifestantes se oponen a la visita del sumo pontífice y la financiación pública de la Jornada Mundial de la Juventud, a la que se espera que asistan un millón y medio de personas. Más de 10 mil policías custodian Madrid.
 

Convocados por más de un centenar de asociaciones laicas, cristianas progresistas, ateas, de izquierda y de homosexuales, los manifestantes recorrieron el centro de Madrid con lemas como "Dios sí, Iglesia no", "No con mis impuestos" o "Esta no es la juventud del Papa", en referencia a la consigna "Esta es la juventud del Papa" que suelen corear los peregrinos de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ).


 


Banderas republicanas y con los colores del arco iris ondean sobre los manifestantes, que critican la utilización de recursos públicos en favor de un evento religioso.


 


"Se les están dando unas facilidades que a otras personas no les dan por el mero hecho de ser religiosos, como la apertura de colegios públicos, polideportivos y la rebaja del precio del metro", dijo a la AFP Irene, una joven estudiante."Que cada uno crea lo que quiera, pero si viene su líder, que paguen ellos", dice la joven.


 


Según los convocantes de la protesta, las administraciones estatal, regional y local han gastado unos 100 millones de euros en las JMJ y la visita del Papa en seguridad, alojamientos gratuitos en colegios y polideportivos públicos, y la creación de un pase de metro rebajado, poco después de anunciar una subida del precio del billete del suburbano de 1 a 1,50 euros.


 


"El estado español es aconfesional, no tiene que tener ninguna prebenda con ninguna religión", dijo José María Morera, un ingeniero de 66 años. Algunos peregrinos que observan la manifestación han lanzado algunos gritos de "¡Viva el Papa!" y "Esta es la juventud del Papa", al paso de la protesta, aunque, hasta el momento, no se han producido incidentes, según la policía.


 


Los organizadores de la JMJ insisten en que los 50 millones cuesta el evento vienen en un 80% de los propios peregrinos, que deben pagar, y el resto de patrocinios de grandes empresas y alegan que supondrá unos beneficios de 100 millones de euros.