Miércoles, 17 Agosto, 2011 - 09:33

Aporte al Debate Necesario
El estacionamiento medido o la sin razón de una gestión

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Cualquier ciudad dispone sobre su superficie territorial manzanas específicas que delimitan el asiento administrativo y comercial más gravitante. Por allí circulan a diario miles de empleados, transeúntes, vehículos, etc que configuran un intenso movimiento que se renueva permanentemente.

Parece razonable que entre las medidas que tienden a ordenar y contener el flujo de la actividad humana en sus diferentes formas, exista el estacionamiento medido. Se supone que quien ingresa a dicha área lo hace de manera muy esporádica y por un tiempo claramente limitado como lo es el realizar un trámite o una compra.



Así ocurría en nuestra ciudad hasta hace poco tiempo ,hasta que la municipalidad decidió de manera discrecional expandir su influencia en zonas de pequeños comercios, clínicas, consultorios profesionales, etc afectando a trabajadores de diferentes rubros que estacionan sus vehículos como mínimo 8 horas diarias.



Cualquier persona que decida poner su auto en una playa de estacionamiento, es decir a resguardo con un espacio cubierto, seguridad, etc debe abonar en promedio unas 400 pesos.



Un emprendedor particular que decida abordar este rubro debe asumir una inversión importante, tomar empleados de acuerdo a las leyes laborales, pagar alquiler, impuestos, etc. etc. Paradójicamente este es el monto que le cuesta a un trabajador privado dejar su auto en la calle, a la intemperie, sin ningún tipo de beneficios, solo por el hecho de poseer su domicilio laboral dentro de los límites dispuestos según el criterio sesgado de la administración municipal.



De manera opuesta a lo que debería suceder, es decir: que sea el municipio quien establezca ejemplos hacia la comunidad, los encargados de cobrar las tarjetas (en su mayoría jóvenes) operan en la mas absoluta precariedad laboral, sin aportes jubilatorios, sin obra social, utilizando figuras forzadamente inadecuadas como la de monotributista, violentando las normas prefijadas por el Ministerio de trabajo, AFIP, ATP, secretaria de derechos humanos entre otros.



La ausencia de un beneficio tangible como contrapartida al cobro del estacionamiento en las zonas donde el mismo fue ampliado, le configura per se un carácter de impuesto encubierto sobre los sectores medios de la economía de la ciudad lo que se adiciona un oneroso y eficaz sistema de multas presto para actuar ante en menor descuido donde el ciudadano y contribuyente es la principal victima.



La voracidad recaudatoria y no otro es el fundamento que explica el curso de los acontecimientos. El propio secretario de finanzas del municipio fue contundente al anunciar los "beneficios" que esperaba obtener del sistema en días pretéritos a su puesta en marcha.



Otros aspectos, no menos significativos de toda esta performance es la ausencia en la designación del defensor del pueblo municipal consagrado por la carta orgánica municipal para terciar en estas cuestiones tan caras al interés del ciudadano. La instrumentación de una sindicatura municipal ayudaría a clarificar muchas de las conductas no debidamente explicadas al pueblo en muchas cuestiones que hoy son la comidilla de oficialistas y oposición.



El aumento de los controles(preferentemente en manos de la oposiciòn) que limiten la discrecionalidad de los funcionarios en uso de la superioridad del poder,un sistema que garantice el derecho a defensa del contribuyente en materia de multas, clausuras, secuestros, es nuestra propuesta para mejorar la democracia y la institucionalidad.



(*) Candidato a Intendente de Resistencia Frente para el Cambio