Martes, 16 Agosto, 2011 - 19:38

La FUNE acompaña a los estudiantes chilenos en el reclamo

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

La Federación Universitaria del Nordeste, que actualmente conduce la agrupación estudiantil Franja Morada, expresó su adhesión y acompañamiento a la lucha que están llevando adelante los estudiantes y trabajadores chilenos, por una universidad publica gratuita y de calidad.

“Los dolores que nos quedan son las libertades que nos faltan. Creemos no equivocarnos, las resonancias del corazón nos lo advierten: estamos pisando sobre una revolución, estamos viviendo una hora americana”, indicaron. 



“Tal como lo reflejaba el Manifiesto Liminar de la Reforma Universitaria de 1918, hoy nuevamente estamos viviendo una nueva hora americana. El pueblo chileno masivamente en las calles de la ciudad y por qué no también, en las calles de esta nueva ciudad virtual, a través de las redes sociales, ha manifestado enérgicamente que exige un cambio en la educación”, agregaron. 



Asimismo señalaron: “esta nueva batalla por el derecho a ser, ha llegado a un momento cúspide, donde los estudiantes, docentes y trabajadores hastiados de sufrir sobre sus hombros la educación y el futuro, en donde el mercado decide quien estudia y quien no, demandan al Presidente Piñera que el Estado garantice el acceso a la Educación Superior a todos los ciudadanos chilenos, haciendo respetar lo establecido en el preámbulo del comunicado de la Conferencia Mundial sobre la Educación Superior de la UNESCO del año 2009, donde reza: “En su condición de bien público y de imperativo estratégico para todos los niveles de la enseñanza, y por ser fundamento de la investigación, la innovación y la creatividad, la educación superior debe ser responsabilidad de todos los gobiernos y recibir su apoyo económico” haciendo también eco de lo dispuesto en la Declaración Universal de Derechos Humanos cuando dice que "el acceso a los estudios superiores será igual para todos ". 



“Estamos convencidos que esta nueva revolución reformista logrará sus frutos no sólo en Chile, sino que se esparcirá por toda América Latina y el mundo, demostrando a quienes creen que pueden lucrar con la educación que hay un pueblo dispuesto a luchar por su futuro, que hay personas que no van a tolerar que sigan hipotecando sus derechos en función de una curva de oferta y demanda”, afirmaron y concluyeron diciendo: “Es por ello que seguimos en pie diciendo a viva voz que ¡la educación no se negocia, se defiende!”.