Martes, 16 Agosto, 2011 - 09:00

Tras los resultados la oposición reorganiza su estrategia para octubre

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Duhalde apuntará a la provincia de Buenos Aires, dónde sólo sacó el 13% de los votos, Alfonsín analiza seguir en las próximas semanas. Binner confía en captar el voto progresista del kirchnerismo, y Carrió se bajó de la carrera presidencial.

Días duros para la oposición. Tras el aplastante triunfo de Cristina Kirchner, los principales candidatos vieron estallar en mil pedazos la estrategia pensada con anterioridad a las elecciones primarias. Saben que será muy difícil descontar la diferencia que mostró el oficialismo, aunque ninguno está dispuesto a bajar su candidatura.



Ayer, el candidato de Unión Popular, Eduardo Duhalde, se mantuvo recluido en su casa de Lomas de Zamora, aunque mantuvo contactos con varios dirigentes nacionales. "Si no convencemos al otro 50%, ganarle a Cristina en octubre es imposible", se sinceró Eduardo Amadeo en declaraciones a la prensa, candidato a gobernador bonaerense del Frente Popular. "Nuestro desafío es ver de qué manera nos entendemos con la gente que la votó", indicó.



De todas formas, en el duhaldismo descartan que el ex Presidente baje su candidatura, y señalan que en los próximos días retomará la campaña, que apuntará, principalmente, a la provincia de Buenos Aires, terreno fértil en otro momento para el lomense, pero que el domingo sólo sacó el 13% de los votos.



Algo similar sucede en el alfonsinismo. Conscientes de que el triple empate con el duhaldismo y el Frente Amplio de Hermes Binner, sumado a la holgada diferencia que sacó el oficialismo moldean un escenario impensado antes del domingo, analizan por estas horas cuáles serán los pasos a seguir.



En principio, deberán definir la puja interna con Francisco de Narváez, quien sacó más votos que Alfonsín en la provincia de Buenos Aires.



Por lo pronto, ayer ya surgieron las primeras críticas desde el seno del radicalismo. Desde Mendoza, el vicepresidente Julio Cobos reclamó que al partido una "autocrítica" y Federico Storani culpó al acuerdo sellado con Francisco De Narváez por el resultado.



Quien salió mejor parado de las primarias del domingo fue Hermes Binner. A sólo dos puntos de Duhalde y Alfonsín, desde el Frente Amplio Progresista reconocen que hace unas semanas "ese escenario era impensable". Además, el gobernador santafesino ya envió señales de que no habrá acuerdo con ningún sector. "La ley lo prohíbe", fue el argumento del socialista, que confía en aprovechar el voto progresista que se inclinó hacia el kirchnerismo, y lograr posicionarse como la segunda fuerza en octubre, detrás de Cristina Kirchner.



Totalmente diferente es el escenario para Elisa Carrió. La candidata de la Coalición Cívica, quien perdió casi todo el caudal de votos que había tenido en las elecciones presidenciales de 2007, cuando acabó segunda, descartó ayer que pueda pelear por la Presidencia, aunque afirmó que mantendrá su candidatura para evitar que se caigan las listas de candidatos legislativos.



Por lo pronto, la ley establece el 6 de septiembre como límite para bajar candidaturas. Por ahora, ninguno de los candidatos opositores parece inclinado hacia esa opción, a pesar de que reconocen que es más que difícil revertir el escenario político que dejaron las elecciones primarias.



Fuente.Infobae.com